Rubalcaba: "Los PGE suben los impuestos a los trabajadores y amnistían a los grandes defraudadores"

Le pide a Rajoy "que no convierta su mayoría absoluta en un desprecio absoluto" y se siente a negociar la Reforma Laboral

El Secretario General del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha valorado esta tarde los Presupuestos Generales del Estado para 2012 aprobados hoy en el Consejo de Ministros. Rubalcaba ha señalado que ahora se entiende “por qué los han estado escondiendo” y por qué Javier Arenas le pedía que no los aprobara hasta que pasaran las elecciones en Andalucía. Porque “sube la luz un 7%, el gas un 5%, no hay impuesto para las grandes fortunas, pero a cambio hay una amnistía para los grandes defraudadores”, ha denunciado en la apertura del Congreso de los socialistas cántabros.

Estos Presupuestos, ha resumido, “consagran una subida de impuestos para los trabajadores y una bajada de impuestos para los defraudadores”. Son, en consecuencia, unos Presupuestos “injustos y socialmente inadmisibles”, que “auguran más recesión y más paro”, dado que incluso rebaja la partida para política activas de empleo. Por ello, cree que el PSOE debe estar a la altura, “hacer un ejercicio de responsabilidad” y trabajar para defender los derechos del Estado de bienestar que con estos Presupuestos, sumados a las consecuencias para los trabajadores de la Reforma Laboral, están más en juego que nunca.

Tras la jornada de huelga general de ayer, Rubalcaba ha reclamado a Mariano Rajoy que “no convierta su mayoría absoluta en un desprecio absoluto” y que escuche a los ciudadanos que secundaron la jornada del 29-M, que se siente a negociar la Reforma Laboral y que deje de “utilizar la crisis como coartada” para acabar con el Estado del bienestar. “Le pido a Rajoy respeto, y el respeto en política se manifiesta sentándose con los sindicatos y con los empresarios”, fueron sus palabras.

Rubalcaba ha advertido a Rajoy de que “los gobiernos fuertes no lo son porque resisten huelgas generales, sino porque llegan a acuerdos generales” y que, en este momento de crisis, es más necesario que nunca “un acuerdo laboral que garantice la paz social”, no una Reforma Laboral que “es injusta y, sobretodo, es ineficaz desde el punto de vista económico y de creación de empleo”.

Por ello, el PSOE ha pedido al Parlamento “que retrase el periodo de enmiendas” a la Reforma Laboral, “que nos dé tiempo a los sindicatos, a los empresarios, a los grupos parlamentarios, al Gobierno, para hablar, para sentarnos, para dialogar y para pactar”. Y más aún, después de que “millones de españoles han salido a la calle a decirle no al Gobierno”, a decirle “no queremos una reforma laboral que cuestiona nuestros derechos a cambio de una promesa de empleo”. La “paz social”, insistió, “está en juego”.