Rubalcaba se compromete a "luchar contra el fraude fiscal" porque "es un ejercicio de justicia"

Perseguirá, entre otros, "a los que juegan con el dinero negro" y "a los que maquillan los balances para no pagar los impuestos”"_x000D_

Luchar contra el fraude fiscal es “otra forma de solidaridad y de luchar contra la crisis” para Alfredo Pérez Rubalcaba. El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno ha reiterado esta noche en Gijón su compromiso para acabar “con el gran fraude fiscal”. Será “otro ejercicio de reparto de la carga” para salir de la crisis y que no la paguen los que no la han provocado. “Impedir que la gente que juega con el dinero negro siga haciéndolo es un ejercicio de justicia, que los que pagan con billetes de 500 euros, que todos sabemos de dónde salen, es un ejercicio de justicia, impedir que la gente maquille sus balances para no pagar los impuestos es un ejercicio de justicia”, ha asegurado Rubalcaba, que ha perfilado su proyecto para terminar con el fraude fiscal.

Una de sus medidas es la de impedir que se paguen “a toca teja” facturas por importes superiores a 3.000 euros, “que tengan que pasar por el banco”, ha lanzado. Otra de sus apuestas es ampliar los periodos de prescripción de los delitos fiscales, que ahora son de cinco años, para pasar a durar diez “para que nadie se escape”. Y esto se puede hacer si se “coordinan mejor los servicios del Estado”.

Recortar incertidumbres, no derechos

Rubalcaba explica el programa socialista y acompaña sus propuestas con la denuncia de lo que pretende el Partido Popular. Esta noche, por ejemplo, ha insistido en la desprotección y la pérdida de derechos laborales a los que se verían sometidos los “millones de trabajadores de las PYMES” sin “la protección de los convenios” y que verían “limitados sus derechos laborales” si gana el PP. “Una cosa es luchar contra la crisis y otra cosa es recortar los derechos laborales”, ha dicho Rubalcaba. “Cuando la situación está como está, no hay que recortar derechos, hay que reforzar las seguridades de aquellos que tienen incertidumbres básicas”, ha explicado el socialista. “Hay que recortar las incertidumbres no los derechos” y ha insistido en que, una vez más, PP y PSOE no son lo mismo: “Nosotros queremos asegurar las prestaciones por desempleo, ellos recortar, nosotros queremos asegurar derechos laborales en las PYMES y ellos recortar, nosotros queremos asegurar pensiones, y ellos revisarlas cada dos años”.

Y es que, el 20-N, se trata de “elegir a alguien que cambie muchas cosas en la economía para crecer y dar empleo y dé seguridad a la gente mientras dure la crisis”. Los socialistas “construimos buena parte del Estado social” y por eso “hay que decirle a los españoles que piensen que si hay que cambiarlas, ¿no será mejor que las cambiemos aquellos que las votamos que aquellos que jamás confiaron en ellas y no dieron su voto?”. Para Rubalcaba, si importantes “son los cuatro años, importante, grave, meditada, responsable tiene que ser la actitud de quienes se presentan a la presidencia del gobierno”. Y ha añadido: “Yo no me presento leyendo papeles que me haya escrito nadie, me presento con los míos propios. Para ser presidente hay que leer poco y decir los que se piensa en público”. El socialista rechaza “esconderse en ambigüedades” como hace Rajoy, al que recomienda “decir las cosas a la cara”.

El Estado social, amenazado por el PP

Rubalcaba pide a los ciudadanos “un voto de confianza para cuatro años”, una apuesta por una salida de la crisis todos juntos. Porque no sólo peligran los derechos laborales sino, además, los avances sociales. El candidato socialista ha afirmado que...