Rubalcaba se compromete a "un político, un sueldo" y avanza que acometerá las reformas legales necesarias para que se cumpla

Propone además un acuerdo al resto de partidos para "aligerar" la estructura política de ayuntamientos, parlamentos y diputaciones con "proporcionalidad", y defiende el proyecto de izquierdas de "certezas" y "defensa de los público" frente al proyecto de "incertidumbres" del PP_x000D_

“No hay nada tan importante como representar a los ciudadanos de tu país en el parlamento”. Con estas palabras Alfredo Pérez Rubalcaba se ha dirigido a los cabeza de lista del PSOE al Congreso y al Senado. Lo hacía tras la aprobación, por parte del Comité Federal, de los hombres y las mujeres que van a representar al Partido Socialista el 20 de noviembre.

Unas elecciones “extraordinariamente importantes” para las que el partido cuenta con “unas buenas listas”. Rubalcaba ha agradecido “el esfuerzo” de algunos compañeros. Se refería así a que entre los nombres que le acompañarán en la lista del Congreso no figura ningún alcalde y explicaba el porqué de esta medida. En primer lugar, porque representar a los ciudadanos hay que hacerlo “bien” los 365 días del año “y faltan horas” y, en segundo lugar porque “voy a defender a capa y a espada” que, en política, “a cada político le corresponde un solo sueldo”. Y por eso acometerá las reformas legales necesarias para llevarlo a cabo.

Rubalcaba también ha recordado a sus compañeros que “somos el rostro del PSOE”. Además de representar y defender los intereses de los ciudadanos, “representamos a un partido político” y “los ciudadanos juzgan a los partidos en función de la calidad de sus representantes”. Por tanto, dos compromisos para los candidatos “compromiso con los ciudadanos y compromiso con el partido”.

Rubalcaba también se ha referido al “paso significativo” por “la igualdad” en las listas. Hay más mujeres como cabezas de lista que en 2008, se pasa de 27 a 38, porque la política tiene que apoyar la igualdad “o al final se retrocede” y “yo quiero a las mujeres con poder, no al lado de los que tienen poder”.

“Buenas listas y excelentes compañeros” para presentarse ante los ciudadanos con “ideas, propuestas y cuentas claras” y hacer una “campaña honesta, responsable” diciendo “a qué vamos a dedicar el dinero” y “cuánto cuestan las cosas”. Porque en estas elecciones aparecen dos caminos. El camino de la derecha, “del menos Estado, de los intereses individuales por encima de los colectivos” y el de la izquierda, que defiende “el Estado, lo público” que garantiza “la cohesión social”. Ha recriminado al PP que “se están descarando” al decir que recortando en sanidad y en educación “se arregla” la economía. “A los del PP les pasa como a los niños: cuentan lo que oyen en casa”, dice Rubalcaba. Y denuncia que el Partido Popular intranquiliza con sus silencios, sus dudas, “sus quizás”. Y la izquierda tiene que “contrarrestar” esas “incertidumbres”. Porque “las señas de identidad” del PSOE son apostar “por la seguridad colectiva frente a la incertidumbre, el Estado, lo de todos, lo público para garantizar la cohesión social frente al que se sustenta en el dinero y en la cuenta corriente”.

El PSOE cuenta con señas de identidad y tiene programa para hacerlo y unas líneas rojas: “Me comprometo con las prestaciones por desempleo y me comprometo con la sanidad pública, la educación pública y el sistema nacional de pensiones”. Hay que reducir deuda, hay que ahorrar, pero no a costa de “zarandear” el Estado del bienestar. “Estamos por ahorrar, pero hay dos fronteras que no vamos a traspasar: la del gasto productivo que crea empleo y la de los servicio...