Rubalcaba se compromete a valorar la Responsabilidad Social de las empresas a la hora de adjudicarles contratos públicos

Asegura que "España necesita una economía y unas empresas sanas, competitivas y socialmente responsables" para salir de la crisis

Alfredo Pérez Rubalcaba se ha mostrado hoy partidario de “introducir el concepto de Responsabilidad Social, entre los elementos a evaluar para ganar un concurso público”. El candidato socialista se ha comprometido, en caso de gobernar, a que en la adjudicación de los contratos del sector público entre varias empresas, se valore a aquellas que tengan acreditada su condición de empresa socialmente responsable.

En un acto organizado por el colectivo Alternativa Responsable en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, el candidato ha dicho que el Boletín Oficial del Estado “tiene un valor normativo y pedagógico que nadie debe desdeñar” - ya que “desde el BOE se hace pedagogía política”-, y ha defendido como “una buena cosa” el que “los concursos públicos empiecen a introducir este factor de responsabilidad social” entre los criterios de evaluación, más allá del mayor o menor peso que se le de y que “cada administración” determinará.

Rubalcaba ha asegurado que “es nuestra obligación” que la Responsabilidad Social de las Empresas “vaya entrando, calando, formando parte de nuestro derecho administrativo”, y ha asegurado que “esa es la propuesta que vamos a defender y a tratar de que se vaya aplicando no sólo en el Estado, sino también en las CCAA y en los ayuntamientos”. Los socialistas –insistió- “vamos a construir discursos con esta propuesta, porque nos parece que tienen sentido que vaya ganando terreno en nuestra vida política, administrativa y social”.

Empresas sanas, competitivas y socialmente responsables

Durante su intervención, Rubalcaba afirmó que “España necesita una economía y unas empresas sanas y competitivas” -como ha venido señalando hasta ahora- pero además “socialmente responsables”.

Explicó que una empresa socialmente responsable es aquella que “se compromete con la creación de empleo; que piensa en cuidar el medio ambiente y que sabe que, a veces, los beneficios a corto son lo peor para el futuro; que se preocupa de la innovación, de la investigación y de exportar y competir fuera”. En definitiva, “es una empresa comprometida con el conjunto de la sociedad y de la economía española que, por tanto, nos debe ayudar a salir de la crisis”, afirmó.

Rubalcaba, que lamentó el hecho de que “la actitud empresarial y el riesgo” no formen parte de nuestra cultura, resaltó la “contradicción” que esto supone en una época como la actual en la que en España necesita “crear empresas para crear empleo”. Aseguró por ello que “todo lo que hagamos unos y otros por mejorar una imagen deteriorada en algunos ámbitos -injustamente en la gran mayoría de los casos- de las empresas y de los empresarios, tienen sentido de futuro” y que “la responsabilidad social es un elemento que nos debe ayudar en esa discusión”.

En este punto se refirió al hecho de que, durante la crisis, se haya acentuado la percepción negativa de las empresas del sistema financiero, de las que dijo que “no pasan por su mejor momento de imagen” ante los ciudadanos. Aunque el origen está en la “no regulación” que ha dado como resultado el que en algunos sectores “se haya impuesto la codicia”, la crisis –aseguró Rubalcaba- “nos obliga desde los poderes públicos y desde los partidos a decirle a las empresas y al sector financiero que se tienen que preocupar de este tipo de cosas&rdq...