Salgado reconoce la gravedad del dato del paro y promete todo el esfuerzo para paliarlo

El Gobierno reduce el número de altos cargos y el gasto público en 16 millones de euros al año

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, ha admitido hoy la "gravedad" de las cifras del paro, si bien insistió en que el Gobierno está haciendo y hará todos los esfuerzos necesarios para paliarlo y para propiciar la creación de empleo.

En declaraciones antes de la reunión del Consejo de Ministros, Salgado ha dicho que la principal preocupación del Gobierno es reducir la tasa de paro -que en el primer trimestre llegó al 20,05% de la población activa según ha publicado hoy el INE-, un porcentaje "muy alto", ha dicho.

No obstante ha asegurado que el deterioro del mercado laboral se ha ido moderando en el último año y la destrucción de empleo en el primer trimestre ha sido menor que la del mismo periodo de 2009.

"Se ha perdido un número de empleos mucho menor, pero eso no oculta la gravedad de la cifra", ha admitido Salgado, quien ha insistido en que el Gobierno trabajará por crear las condiciones propicias para que se vuelva a generar empleo.

Reducción de altos cargos y del gasto público

El Gobierno ha decidido hoy acabar con 29 empresas públicas, lo que conllevará una reducción de 80 directivos y 450 consejeros, y ha eliminado 32 altos cargos de los distintos ministerios, con la intención de ahorrar 16 millones de euros al año. El compromiso de reducir las estructuras del Estado para ayudar a que baje el déficit se ha traducido finalmente en un ahorro que el Ejecutivo reconoce que no es elevado, pero con el que espera ganar en eficiencia.

El Consejo de Ministros aprobó hoy los dos reales decretos y dos acuerdos que materializan estos cambios, tras los cuales los altos cargos del Ejecutivo serán 311 -frente a los 343 actuales- y 77 las empresas públicas con participación mayoritaria del Estado, en lugar de las 106 que ahora existen.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, enmarcó el plan en las medidas de "austeridad y eficacia" diseñadas frente a la crisis por un Gobierno que, dijo, actúa "con rigor, decisión y responsabilidad". Con los recortes, añadió, habrá "más trabajo con menos recursos humanos".

Por su parte, la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, admitió que los 16 millones del ahorro directo no son "la variable más importante", y sí el objetivo de mejorar la eficiencia y la eficacia de la Administración y sus empresas. Recordó en este sentido que seguirá habiendo más de 100.000 trabajadores en empresas públicas, aunque ahora se ubiquen en distintas sociedades.

Por el contrario, antes de conocerse los detalles del plan, el líder del PP, Mariano Rajoy, pidió al Gobierno una explicación por esta medida que, en su opinión, al ser "aislada e inconexa" se revelará "inútil". La reestructuración empresarial consiste en la desaparición de catorce sociedades mercantiles (13 adscritas a la SEPI y una al Ministerio de Vivienda) y la fusión de otras veinticuatro (17 en Patrimonio, 5 en la SEPI y 2 en Fomento) que pasarán a ser nueve; también se suprimirán la mayoría de las fundaciones.

Todo esto supondrá la eliminación de 40 directivos y 150 consejeros en las empresas públicas, así como de otros 40 directivos y 300 consejeros en las entidades públicas empresariales. Mientras, los 32 altos cargos del Gobierno que desaparecen son ocho directores generales, un secretario general y responsables de catorce organismos autónom...