Sánchez Rubio presenta a los responsables territoriales el decálogo socialista en defensa de la sanidad pública, universal y gratuita

El compromiso del PSOE con las políticas públicas de sanidad ante los recortes del Gobierno conservador se plasmará de manera contundente en los próximos programas electorales

La sede de Ferraz ha acogido esta tarde la constitución del Consejo Federal de Sanidad, durante la cual la responsable federal de este ámbito, María José Sánchez Rubio, ha trasladado a los asistentes el plan de trabajo de su departamento y el decálogo que defiende el PSOE en defensa de la sanidad pública, universal y gratuita. 

A esta reunión han asistido secretarios autonómicos, portavoces autonómicos, portavoces de Congreso y Senado y representantes de la delegación socialista española en el Parlamento Europeo. En el transcurso de la misma, se ha subrayado el compromiso de los socialistas con las políticas públicas sanitarias, como elemento irrenunciable del Estado del Bienestar. 

El Consejo Federal del PSOE ha instado al Gobierno a recuperar la cobertura universal, el derecho a la atención sanitaria y a la protección de la salud tras los recortes del Gobierno del PP, una vez que este ha acabado con el criterio de universalidad del sistema.

Para esa defensa de la universalidad de la sanidad, la Secretaria de Sanidad ha remarcado la importancia de que la dirección federal y los responsables territoriales actúen de manera coordinada, y que ese compromiso se plasme de manera contundente en los próximos programas electorales.

Los socialistas insisten en que hay diferencias evidentes en esta materia entre las CC.AA gobernadas por el PSOE y el PP. Ejemplo de ello es Andalucía, donde se mantiene la asistencia sanitaria universal que evita que más 30.000 personas queden al margen del sistema.  

Los reunidos han expresado la oposición a los sucesivos recortes practicados por el Gobierno conservador de Mariano Rajoy, que ha establecido copagos en el sistema y ha acabado con su carácter universal. Sánchez Rubio ha abogado por trabajar por la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud, profundizando en todas aquellas facetas para hacerlo más eficiente.

CRÍTICAS A JUNCKER 

Por otra parte, Sánchez Rubio ha rechazado la decisión del presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, de trasladar la tutela de las políticas farmacéuticas y de tecnologías sanitarias, y con ello la dependencia de la Agencia Europea del Medicamento (EMA), de la cartera de Salud a la cartera de Industria, lo que a su juicio supone “un grave despropósito”. Para Rubio, este planteamiento es “contradictorio con la necesidad de una política coherente y unificada relacionada con la garantía del derecho a la protección de la salud dentro de la Unión Europea”, dado que “ambas políticas son absolutamente determinantes en la configuración actual del gasto sanitario en todos los países. Por tanto, su gestión debe formar parte de la gestión integral de las políticas de salud, si es que queremos que éstas respondan con coherencia a los retos actuales de la salud pública y la atención sanitaria”.