Saura a Montoro: “Detrás de sus números se dibuja un modelo de sociedad insostenible e injusta con la que no estamos de acuerdo”

El GPS ha votado en contra del objetivo de estabilidad propuesto por el Gobierno

11/07/2017

El portavoz de Economía, Pedro Saura, ha explicado hoy en el pleno el voto del PSOE en contra de los objetivos del déficit para 2018 propuestos por el Gobierno, advirtiendo a Montoro de que “detrás de sus números se dibuja un modelo de sociedad insostenible e injusta con la que no estamos de acuerdo”.

Así, Saura comenzó señalando a Montoro como “el principal problema” de este techo de gasto y de la senda de déficit, después de la sentencia del TC sobre su Amnistía Fiscal: no puede estar al frente del Ministerio porque “no respeta los principios básicos constitucionales”, como “el de justicia tributaria”, dijo, recordándole que “por eso fue reprobado, porque se ha puesto del lado de los evasores”. "Está inhabilitado para dar lecciones a nadie", dijo a lo largo de su intervención en el pleno, porque "la sentencia del TC lo que dice es que usted no tiene principios para poder gestionar los recursos públicos de todos los españoles".

“Se deshace todo lo que se planteó el año pasado: que el ajuste venga por el lado de los ingresos”, lamentó Saura al comparar los números de 2017 con los de 2018.  “Por comparar con lo que se hizo el año pasado, gran parte del ajuste se hizo por el lado de los ingresos”, ha explicado, mientras “el ajuste se hace exclusivamente para el año 2018 por el lado del gasto público”. “¿Por qué el ajuste lo hacen solo por el lado del gasto social y productivo?”, preguntó al Ministro, convencido de que es “porque su objetivo es tener un Estado social mínimo”.  “El objetivo de la derecha española es la sociedad del 38%, ir reduciendo el gasto hasta situarlo en el 38% del PIB, porque su objetivo es Letonia, Lituania o Rumania, pero no Dinamarca”, resumió.

“No estamos de acuerdo en la vía elegida de reducción del déficit para 2018, aunque podemos estar de acuerdo con alcanzar el déficit del 2,2% pactado con nuestros socios europeos”, dijo Saura. “El problema es que el ajuste se va a producir en su totalidad por la vía del gasto social y productivo, con un ajuste de unos 9.000 millones”, recordó. Será así porque el incremento del  gasto público en nuestro país no alcanzará el 2,4%, en parte, por el techo del gasto del Estado que han fijado, cuando la economía española crecerá, en términos nominales, alrededor del 4,5%. “Cabe recordar, para poder comparar, que el  ajuste del déficit en 2017, se hace en gran parte, con cambios normativos en los ingresos, que permiten ingresar hasta 8.000 millones,  entre ellos del Impuesto de Sociedades”, explicó.

Tras lamentar que Montoro no haya querido modificar la regla de gasto, pese a haberlo pactado con socialistas, ayuntamientos y CCAA, Saura ha denunciado que “el colmo del esperpento se produce en cómo el Gobierno calcula y luego recalcula el objetivo de déficit de la Seguridad Social para darle en apariencia una décima más a las CCAA”. Así, ha explicado que la “décima trampa” va en línea con la serie “Montoro y el trilerismo fiscal”, de manera que mientras en 2017 las CCAA recibieron 5.000 millones más para que no tuvieran que hacer recortes, el año que viene tendrán que hacer recortes de alrededor de 2.400 millones de euros. “Con una mano le da una décima a las CCAA y con la otra se la quita, ya que el coste de la reducción del IRPF, en 2.000 millones,  lo tienen que asumir en  más de la mitad las CCAA, si incluimos la evolución de los Ingresos Tributarios del Estado”, ha explicado Saura, para advertir a Montoro de que “trampas a estas alturas, ninguna”. "No le voy a permitir que vuelva a hacer trampas, a  jugar con  las cifras, que vuelva a hacer piruetas fiscales", insistió en su intervención.

Pensiones de miseria con los números del Gobierno

“La clave no es que la gente tenga el dinero en el bolsillo, la clave es en qué bolsillo está el dinero, porque hay mucha gente que no tiene ni dinero en el bolsillo”, ha resumido Saura al retratar el “panorama de desigualdad” que generarán los planteamientos de la derecha española. “No oculten la verdad”, reclamó al Ministro, desvelando que el hecho de que los ingresos públicos en relación al PIB se sitúen en el 38%, “supone, entre otras cosas, que los pensionistas tendrán unas pensiones públicas de miseria”.

“Lo de pagar las pensiones en el futuro es una aventura”, ha advertido Saura, recordando que el Gobierno “primero acaba con la hucha de las pensiones, luego pide prestado para la paga extra, mientras que al mismo tiempo, como las cuentas no cuadran, las pensiones entre 2017 y 2022 perderán alrededor de un 10% de poder adquisitivo”.

Una reforma fiscal en profundidad

Frente a los números planteados por el Gobierno, de nuevo Saura ha defendido una reforma fiscal en profundidad, tal y como plantea la socialdemocracia “con su objetivo de incrementar y fortalecer las prestaciones de carácter universal”. Para el portavoz socialista, con su acuerdo con el Gobierno “Ciudadanos vienen a plantear un parche en el IRPF, que se va a convertir en un Frankenstein, porque lejos de hacer una reforma fiscal en profundidad, son parches, y lo más grave es que hay 8 millones de rentas que menos tienen que no solo no se benefician, sino que van a perder de esos recortes del bienestar”. Así, defendió la reforma que plantean los socialistas, que permitiría incrementar la recaudación en 5.600 millones de euros.