Se está haciendo una interpretación "falseada y torticera" de la directiva de retorno de la UE, según el PSOE

Valenciano asegura que no es verdad que el PSOE haya cambiado su política de inmigración con esta directiva

La secretaria de Relaciones Internacionales del PSOE, Elena Valenciano, sostiene que gran parte de las interpretaciones de la directiva de retorno de los inmigrantes acordada por los 27 países miembros de la Unión Europea han sido "falseadas y torticeras" desde el comienzo.

En declaraciones a Servimedia, Valenciano señaló que "esa interpretación de que el PSOE está modificando su planteamiento con respecto a la inmigración" con esta directiva "no es verdad", pues esta normativa responde a la necesidad de marcar un límite de tiempo en los plazos de retención de los inmigrantes, ya que algunos miembros de la UE no los tienen.

La dirigente socialista recordó que la negociación de esta directiva comenzó en 2005 y, por tanto, fue el Gobierno de Romano Prodi y, no el de Silvio Berlusconi, el que participó en su elaboración.

Lo cierto, matizó Valenciano, "es que este debate empieza ya mal", antes de que el Ejecutivo italiano comenzase con sus medidas de control y expulsión de los inmigrantes en Italia. Una iniciativa del presidente Berlusconi que calificó como una "campaña de propaganda", ya que, en realidad, la Administración italiana ha expulsado a unas 250 personas en las últimas semanas, "nada con respecto a lo que tiene Italia de inmigración ilegal".

Con la directiva "se ha hecho de todo una bola", añadió, y se ha llegado a afirmar que el nuevo ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Celestino Corbacho, es un "ministro duro, no sabemos muy bien por qué".

Además, esta directiva, que tiene que ser aprobada por el Parlamento Europeo, se ha interpretado de un modo "amarillista", pues "todo lo que se ha dicho de la directiva, desgraciadamente, es una interpretación muy poco rigurosa".

La normativa europea de retorno "de ninguna manera criminaliza al inmigrante ilegal", sino que pretende que estas personas "no estén eternamente en lo centros de retención, cosa que sucede en algunos estados miembros, por cierto, muy desarrollados", como es el caso de Suecia o Finlandia, especificó.

España y Francia "están en la parte baja de la tabla" europea respecto al tiempo que permanecen los inmigrantes en los centros De retención, añadió.

El problema, matizó, es que "en algunos casos tenemos muchas dificultades para gestionar la repatriación" en los 40 días de retención que establece la legislación actual, porque con algunos países las negociaciones de retorno de sus nacionales son muy largas, pues dicho proceso de repatriación sólo es posible si el país de origen del inmigrante lo acepta, recordó.

El PSOE en su programa electoral ya planteaba la posibilidad de "ampliar el plazo de retención", que actualmente se encuentra en 40 días. Aunque, este incremento nunca llegaría a los 18 meses, ni a los 6, como se planteaba al comienzo de las negociaciones de la directiva.

Según Valenciano, cuando se trasponga esta normativa, el plazo de retención de los inmigrantes aumentará a unos 60 o 70 días, lo que supondrá una modificación de la ley de extranjería.

La dirigente socialista aclaró también que en España el proceso de retención y retorno de los inmigrantes está "superjudicializado y sería impensable que no lo estuviera". Por tanto, adelantó que estas gestiones nunca podrán depender en exclusiva de otras ...