Segundo sábado de campaña en Euskadi y Galicia

Pachi Vázquez ha compartido mitin con Rubalcaba en A Coruña y Patxi López ha explicado su programa a los jóvenes en Vitoria-Gasteiz

El candidato socialista a la Presidencia de la Xunta, Pachi Vázquez, ha señalado este sábado que su programa electoral "es el más corto del mundo", ya que sólo tiene "cinco palabras". "Empleo,

sanidad, educación, dependencia e igualdad", ha recitado, convencido de que son las cosas "más importantes". Ha contrapuesto sus medidas relacionados con subir impuestos a las rentas y patrimonios más altos y a la banca para crear empleo juvenil y "blindar" los servicios públicos, con las de Feijóo, que "no las dice". "Porque son menos sanidad, educación y dependencia", ha

concluido, advirtiendo también contra "los 250 euros al año que quitará" el Gobierno "a cada pensionista".

"Ayudadme a darle la vuelta a esto", ha pedido, arengando a los suyos para que "no cale el

mensaje de la derecha", que pretende que "se hable de todo menos de lo que preocupa a la gente". Convencido de que buena parte de los indecisos están en la provincia de A Coruña, ha arengado a "mover el electorado" para "movilizarlo". "Cuando se vota, gana la izquierda", ha apuntado, llamando a "votar" por "uno mismo" sin dejarse "engañar ni amedrentar".

Por su parte, el candidato del PSE-EE  a la lehendakaritza, Patxi López, ha pedido hoy el voto a los

progresistas para que el PNV y EH Bildu no logren la mayoría y "paralicen el país con debates identitarios". López ha participado hoy en la Plaza de los Fueros de Vitoria en un encuentro con las Juventudes Socialistas y en su intervención ha destacado que en estas elecciones Euskadi se juega el modelo de país, económico y social de las dos próximas generaciones.

Ha reclamado la ayuda a los votantes de izquierdas y a los que están "enfadados" por las políticas desarrolladas por la derecha para que vayan a votar el día 21, porque si no lo hacen "otros decidirán por ellos y decidirán en contra de ellos". Ha aclarado que en Euskadi, las personas de izquierda que no vayan a votar "entregarán el país al PNV y EH Bildu para  paralizarlo con debate identitarios"."Que nadie se quede en casa porque no podemos permitir que alguien decida en contra de nosotros", por lo que ha pedido ayuda para "conseguir cuatro años más para dar la vuelta a la situación que se viven ahora".