Sergio Gutiérrez: Rajoy tiene que llegar a consensos o el país le va a explotar en las manos

El PSOE insiste en "tender la mano" al Gobierno para llegar a "acuerdos" y salir de la crisis de una forma "más justa"

“No es tiempo de soberbias parlamentarias ni de pedir paciencia a la gente”, como está haciendo el Partido Popular, sino que hace falta un Ejecutivo “con sentido de Estado que necesita al conjunto de las fuerzas políticas y agentes sociales” para sacar a España de la crisis. Así lo ha asegurado esta mañana el Secretario General de la Delegación Socialista española en el Parlamento Europeo, Sergio Gutiérrez, tras reunirse con colectivos juveniles en Toledo.

El dirigente socialista se pregunta “¿qué más necesita Rajoy para abrirse al diálogo y cambiar su política?” además de los seis millones de parados, los dos millones de familias que se alimentan en comedores sociales y la situación desesperada de los desahuciados “para cambiar esta política que nos hunde”. Por eso Gutiérrez ha insistido en “la mano tendida” del PSOE “para llegar a acuerdos basados en cambios” que diseñen una “salida de la crisis más justa”. En definitiva, “una mano tendida llena de propuestas” para acabar con la “asfixia económica”. “Señor Rajoy, tiene que cambiar de política o el país le va a explotar en las manos”, ha advertido.

Entre las propuestas socialistas, el eurodiputado ha destacado una reforma fiscal, destinar 60.000 millones de euros del rescate financiero a empresas y familias o exigir al Banco Europeo de Inversiones que invierta en la creación de empleo juvenil.

Precisamente, Gutiérrez ha hecho hincapié en la situación de los jóvenes españoles, una “radiografía de lo que está pasando en España. “Miles de jóvenes temen terminar sus estudios porque su país no les ofrece oportunidades”, ha denunciado, “algo malo pasa en este país para que los jóvenes tengan miedo al futuro”. El socialista considera que el Partido Popular sólo ofrece “retórica” cuando lo que se necesita es “diálogo y consenso social”. Y ha afirmado que la juventud española “no puede más, está en una situación límite”. “El gobierno tiene la obligación moral y política de ofrecer algo más que paciencia a los jóvenes”, ha asegurado.