Solbes anuncia que el Gobierno ampliará dos años el plazo de las las cuentas ahorro-vivienda, hasta los seis años

El vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, anunció hoy que el Gobierno ampliará dos años el plazo de las cuentas ahorro-vivienda, hasta los seis años, aunque mantendrá el derecho a la deducción en el IRPF durante los primeros cuatro años, tal y como está ahora.

Así lo puso de manifiesto Solbes en el Pleno del Senado en respuesta a una pregunta formulada por el diputado del PP José Manuel García Ballestero sobre el criterio del Gobierno en relación con la posibilidad de aumentar el plazo de vigencia de estas cuentas.

Actualmente, el contribuyente tiene cuatro años para adquirir una vivienda con las aportaciones realizadas a la cuenta ahorro-vivienda y con una deducción del 15% sobre un máximo de 9.015 euros anuales, pero una vez pasado este plazo, si no compra una casa, debe devolver

las deducciones practicadas a Hacienda.

Con esta modificación, el contribuyente se podrá seguir practicando deducciones durante cuatro años, pero dispondrá de un plazo superior --seis años en total-- para adquirir una vivienda sin tener que devolver a Hacienda las deducciones de las que se ha beneficiado.

Así, Solbes explicó que las aportaciones con derecho a deducción se podrán hacer durante cuatro años como hasta ahora, pero se ampliará de cuatro a seis ejercicios el periodo para comprar una vivienda. "Esa es la propuesta del Gobierno", indicó.

No obstante, Solbes rechazó las críticas vertidas por el senador del PP y la defensa a la propuesta de la oposición, y consideró que la medida que propone el PP, que incluye la ampliación de las aportaciones a la cuenta, no incentiva la compra de vivienda, sino que la retrasa.

El ministro de Economía y Hacienda recordó que cuando se definió esta cuenta en el reglamento del IRPF en 2007 se estudió con todo detalle la posibilidad de ampliar los plazos de la cuenta vivienda, aunque se encontraron diversos argumentos que demostraban que no era

"conveniente".

Entre estos argumentos señaló la "coherencia"; razones de gestión del impuesto, establecer límites a los beneficios fiscales en línea con las recomendaciones de la OCDE, y el efecto anuncio que generaría.

No obstante, reconoció que en la actual situación existen algunas variables que permiten pensar de manera diferente y plantear algunas correcciones en las cuentas ahorro-vivienda.