Soledad Cabezón reivindica que el nuevo modelo económico elimine las barreras para la mujer

La responsable de Igualdad considera "una gran oportunidad para la mujer" participar en el diseño del nuevo modelo productivo que surgirá de esta crisis

La secretaria de Políticas de Igualdad del PSOE, Soledad Cabezón, ha intervenido hoy en el Consejo de la Internacional Socialista de Mujeres que se celebra en Petrovac (Montenegro) y en el que se está analizando el “impacto de la crisis financiera mundial sobre la mujeres”. Cabezón se ha referido al papel que debe ocupar la mujer en el nuevo modelo productivo. En este sentido ha criticado el modelo económico actual porque “ha sido un modelo injusto, poco solidario, que ha dado lugar, además, a enormes desigualdades en el mundo”, dado que ha imperado “la ley del más fuerte, con el dinero como único valor”. Un modelo que “ha sido diseñado por hombres” y que ahora “está en cuestión por haber demostrado ser poco sostenible y poco eficiente”.

Cabezón ha subrayado que en estos momentos hay “una gran oportunidad para la mujer” y el conjunto de la sociedad. “Ahora se van a definir nuevas líneas de producción, de relaciones laborales, y no podemos permitir que se construyan nuevas barreras para las mujeres”, ha afirmado al respecto. Para la sociedad también es fundamental que la mujer siga incorporándose al mercado de trabajo porque “representa un incremento del Producto Interior Bruto y contribuye a aumentar la renta per cápita”, ha resaltado.

Una de los objetivos a cumplir, ha resaltado Cabezón, es que las mujeres “tenemos que estar en los puestos de decisión”. Y para lograrlo hay que apostar por políticas de cuotas. “No hay ni un país aquí representado que haya avanzado en la representación femenina sin una medida de cuotas”, sentenció al respecto.

Por último, Cabezón también se refirió a la nueva Ley de la Familia Afgana que ha aprobado el Parlamento de Afganistán. Una ley que no ha entrado en vigor gracias al rechazo que ha provocado a escala internacional dado que atenta contra los derechos fundamentales de la mujer. El PSOE seguirá oponiéndose a esta ley y recabando apoyos, aseguró la dirigente socialista, para que nunca se aplique. Una actitud que demandó a todos los partidos democráticos.