Soraya Rodríguez acusa al PP de realizar "una demolición controlada" de la Ley de Dependencia

La secretaria de Política Social del PSOE, Trinidad Jiménez, denuncia que "el PP está haciendo inviable la Ley de dependencia” y pone el acento en la necesidad de “buscar fórmulas que garanticen su financiación"._x000D_ _x000D_ _x000D_

La portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Soraya Rodríguez, ha acusado al Gobierno y al PP de planificar “una demolición controlada” de la Ley de Dependencia –cuarto pilar del Estado del Bienestar-, utilizando la crisis como “excusa para acometer transformaciones de carácter ideológico” que responden a un programa político “de derechas muy radical”, y como “argumento para justificar que hay determinadas políticas sociales, determinados servicios públicos y determinados derechos que cuestan mucho dinero y que España no puede permitirse”.

En la inauguración de un Taller de trabajo sobre Servicios Sociales y Ley de Dependencia, organizado por el Grupo Parlamentario Socialista, que se ha celebrado hoy en el Congreso, Soraya Rodríguez ha criticado “el modelo del PP, más vinculado a la caridad que a los derechos”, que pretende que el cuidado de los dependientes “vuelva a recaer en las familias y especialmente en las mujeres”; y frente a él, ha reafirmado el compromiso de los socialistas de “defender este derecho, que consituye para nosotros una prioridad” y de trabajar con el sector de la Dependencia “para abordar propuestas que puedan servir para desarrollar la implantación de la Ley y mejorar el funcionamiento del Sistema”.

Asimismo, ha denunciado que el PP se han dedicado a criminalizar a los cuidadores no profesionales eliminando sus cotizaciones a la Seguridad Social, a acosar a los dependientes con el retraso en los pagos, el incremento de requisitos y la reducción de las ayudas, y a perseguir a las asociaciones de “un sector emergente, que ha generado un importante número de puestos de trabajo de calidad”.

Garantizar la financiación de la Ley

En este mismo acto, la secretaria de Política Social del PSOE, Trinidad Jiménez, ha asegurado que la financiación de Ley de Dependencia “es asumible para nuestro país” -supuso, en 2010, 6.767 millones, el 0,6% del PIB-, pero que “el PP la está haciendo inviable” con el recorte de hasta el 40% en las aportaciones del Estado. Jiménez ha puesto el acento en la necesidad de “buscar fórmulas que garanticen la financiación de la Ley”, así como de “abordar una reforma que nos permita una coordinación sociosanitaria para sumar esfuerzos” entre las distintas administraciones públicas, en aras del “fortalecimiento del desarrollo y la aplicación de la Ley”.

Además ha reivindicado “el valor de la Ley de Dependencia, no sólo por el enorme beneficio social, sino también por el importante retorno económico que aporta” en términos de creación de empleo. En este sentido, ha subrayado que, en el momento de mayor crisis económica y de mayor destrucción de empleo, la Ley de dependencia creaba empleo: en 2011, se crearon 185.000 puestos de trabajo y 178.00 altas en la Seguridad Social.

Igualmente, ha reclamado “lealtad institucional”, ya que -ha denunciado- “no hemos visto el mismo grado de entusiasmo y compromiso en todas las administraciones implicadas”, con lo cual se han producido “desequilibrios y desigualdades” en la implementación del sistema de atención a la dependencia.

Defender el modelo público

La portavoz de Servicios Sociales del Grupo Socialista, Rosa Aguilar, y la secretaria adjunta del Grupo Parlamentario, Luisa Carcedo, han sido las encargadas de clausurar estas jornadas. Aguilar ha apuntado que “tenemos que defender el modelo de lo público con absoluta contundencia rotundidad y claridad” y ha abogado por “di...