Soraya Rodríguez insta a los ciudadanos a presentar “en la calle” una enmienda de totalidad para evitar que el Gobierno saque adelante la reforma local

Gaspar Zarrías señala que el PSOE recurrirá al Tribunal Constitucional si el Gobierno mantiene la norma tal como está

La portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Soraya Rodríguez, ha instado hoy a los ciudadanos, a los ayuntamientos y a las organizaciones sociales a “presentar una enmienda de totalidad en la calle” contra la reforma de la Ley de Bases de Régimen Local que prepara el Gobierno. Rodríguez ha insistido en que hay que “desenmascarar” las verdaderas intenciones del Gobierno del PP, que no son otras que “privatizar los servicios públicos que prestan los Ayuntamientos”. Rodríguez considera que la ley que prepara el Gobierno “es tan mala que dentro del PP ha generado muchísimos problemas y muchísima oposición” y por este motivo está parada.

En la inauguración de la jornada organizada por el Grupo Socialista y el PSOE para debatir sobre los efectos que la reforma puede tener en los servicios sociales prestados por los consistorios, la portavoz ha explicado que “bajo la excusa de la racionalización del gasto”, se esconde una verdadera “reforma ideológica”. “No consigue ninguno de los objetivos propuestos: eficiencia y racionalización y ahorro presupuestario”, sino que lo que busca “es suprimir 4.000 municipios y convertirlos en simples agrupaciones que conciertan servicios”, en lo que pretende ser “un caballo de refresco” para las empresas privadas que prestan servicios.

Rodríguez ha recordado que “lo que genera comunidad pública son precisamente los servicios de proximidad” de los ayuntamientos y por ello su privatización supone “un manifiesto ideológico”. “Es una de las leyes más ideológicas que ha puesto en marcha” el Gobierno del PP, ha dicho la portavoz, que ha insistido en los ayuntamientos son “la máxima expresión de las instituciones democráticas”. “No podemos consentir que al socaire de la crisis, el PP se lleve por delante este largo camino.” “Ha habido fallos, errores, cosas que hay que corregir”, ha reconocido, y por esto “estamos a favor de modernizar el funcionamiento de los Ayuntamientos”. “Tenemos que levantar la mano, levantar la voz, pero fuera de la democracia no hay nada bueno”, ha dicho.

Recurso ante el Tribunal Constitucional

Por su parte, el secretario de Ciudades y Política Municipal del PSOE, Gaspar Zarrías, ha calificado de “barbaridad” la reforma que prepara el Gobierno y ha dicho que supone un “hachazo” al Estado del Bienestar. Por ello ha anunciado que los socialistas la recurrirán ante el Tribunal Constitucional si el Gobierno sigue adelante con sus planes. Zarrías ha insistido en que el Gobierno pretende acabar con 4.000 ayuntamientos y ha dicho que es una “aberración” criminalizar a los concejales y partir de la premisa errónea de que los ayuntamientos son los culpables del déficit” y ha insistido en los “centenares de miles” de puestos de trabajo que están en riesgo con esta ley.