Soraya Rodríguez: "No es posible que a través de un proceso de regularización fiscal se favorezca la corrupción"

La portavoz socialista pide la comparecencia urgente del presidente del Gobierno para que aclare si Bárcenas se ha acogido a la amnistía fiscal. Considera que la medida del Gobierno "es un escándalo, una verdadera tormenta perfecta para los defraudadores y los corruptos"_x000D_

La portavoz del Grupo Socialista, Soraya Rodríguez, ha pedido esta tarde en la Diputación Permanente un pleno extraordinario para que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, explique la finalidad y las consecuencias de la amnistía fiscal, ante las informaciones relativas a que Luis Bárcenas se haya beneficiado de esta medida puesta en marcha por el Gobierno. La portavoz ha afirmado que “no es posible que a través de un proceso de regularización fiscal se favorezca la corrupción”, tal como parece haber ocurrido con el caso del ex tesorero del Partido Popular.

Rodríguez ha calificado de “vergonzante” la amnistía fiscal puesta en marcha por el Gobierno del PP. Un proceso, ha explicado, que “solo beneficia a unos pocos: a los defraudadores y a los que han evadido”. “Sólo favorecía a ellos y perjudicaba a todos”, ha dicho, y por ello ha denunciado nuevamente que la medida “perjudica claramente a la democracia”. “La comparecencia es absolutamente urgente”, ha explicado la portavoz, “porque este escándalo es una verdadera tormenta perfecta para los defraudadores y los corruptos”. El Grupo Socialista también ha solicitado la comparecencia extraordinaria en las comisiones correspondientes de los ministros de Hacienda y Administraciones Públicas y Justicia.

Durante su intervención, la portavoz socialista ha recordado que, desde que se aprobó el Decreto-Ley de la amnistía fiscal el pasado mes de abril, “el Gobierno ha ido cediendo a las exigencias de los defraudadores”. En este sentido, ha señalado que el PP se ha “plegado a las tres cosas que se le pedían: más ventajas, mayor seguridad e impunidad”. Más ventajas, porque los defraudadores solo han acabado tributando un 1% o un 2% de lo que han declarado; mayor seguridad, porque han conseguido que los inspectores de Hacienda no puedan investigar el origen de los fondos, e impunidad, porque el Gobierno aprobó de forma urgente una reforma del Código Penal que permite que quien regulariza su situación, hace que desaparezca el delito contra la Hacienda Pública.