Sumelzo denuncia que el Gobierno elimine los fondos de financiación para las inversiones de las entidades locales

La secretaria de Administraciones Públicas denuncia que la partida de 83 millones para elaborar obras en pequeños municipios desaparece por segundo año consecutivo

La portavoz socialista de Administraciones Públicas en el Congreso, Susana Sumelzo, ha denunciado hoy que el proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2016 suprima, como ya hizo el año pasado, los fondos de financiación para las inversiones de las entidades locales que permitían a pequeños municipios de toda España acometer obras que de otra manera no podían asumir presupuestariamente.

Esta partida, de algo más de 83 millones de euros, tenía una especial incidencia en aquellas zonas del país menos pobladas, como es el caso de Castilla y León y Aragón.

La diputada socialista defenderá enmiendas para que el Gobierno “rectifique este error” y “recupere las dotaciones para este capítulo, al menos al nivel del año 2011”.

Sin embargo, Sumelzo teme que “esta omisión no sea un error, sino una acción deliberada de un Gobierno que considera que hay ciudadanos de primera y de segunda. Y los que viven en el medio rural para Rajoy y Montoro pertenecen sin duda a esta segunda clase”.

Sumelzo considera asimismo “indignante” que el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, justificara la supresión de esta partida por el “superávit” de las diputaciones. Para la diputada, Beteta “olvida la excelente gestión de los recursos que se realizan desde las entidades provinciales, a las que además se demoniza como se hace también con los municipios al responsabilizarlas de acumular déficit, algo que además es mentira”.

Además de las enmiendas que defenderá el Grupo Socialista para dotar de más financiación a las entidades locales, el PSOE promoverá mociones en todas las instituciones en las que está representado para reparar esta “nueva y reincidente afrenta” al medio rural.

“Montoro demuestra su absoluto conocimiento de la realidad española de los pequeños municipios y de sus ciudadanos, a los que considera de segunda”, concluye.