Tomás Gómez cree que la investigación judicial sobre el espionaje demostrará lo que ha pasado en la Consejería de Interior

Afirma que si Aguirre cree que sindicalista es un insulto "no sabe quién ha hecho la democracia en este país"

El secretario general del PSM-PSOE, Tomás Gómez, afirmó hoy que la investigación de la juez encargada del presunto espionaje en la Comunidad de Madrid, que ayer imputó a tres asesores de seguridad del consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, demostrará que lo que ha pasado en el seno de su departamento.

En declaraciones a su entrada a la reunión con la presidenta, Esperanza Aguirre, Gómez cree que es "evidente" que esta imputación demuestra que quedaron cosas por aclarar en la comisión de investigación abierta ad hoc en la Asamblea de Madrid.

"Tengo plena confianza en el Estado de derecho y en el poder judicial y en el funcionamiento de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, así como en la investigación judicial, que seguro que va a dar mucha luz y transparencia a aquello que se hizo de manera opaca en la comisión de investigación, que cercenó el derecho de los madrileños a conocer lo que ha pasado en la Consejería de Interior".

La titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Madrid, Carmen Valcarce, ha llamado a declarar el próximo 30 de julio, jueves, en calidad de imputados, a los asesores de seguridad eventuales de la Consejería de Interior, José Oreja, Antonio Coronado y José Luis Caro Vinagre, todos ellos solicitados por los abogados del ex consejero de Justicia Alfredo Prada, víctima de los presuntos seguimientos ilegales.

Respuesta a Aguirre

Por otro lado, el secretario general del PSM-PSOE afirmó que si la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, cree que llamar sindicalista a alguien es un insulto demuestra que desconoce quién ha hecho la democracia y la transición política en este país.

Gómez consideró que las declaraciones de ayer de la presidenta en las que tachó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de "sindicalista retrógrado piquetero" son una "falta de respeto" pues el jefe del Ejecutivo "es una institución y el presidente de todos los españoles".

"Esperanza Aguirre desconoce qué significa diálogo social, concierto social, porque ésta es la única comunidad autónoma en la que su presidente, en este caso presidenta, no ha hecho ningún gesto, no ha dado ningún paso, para que se produzca ningún acuerdo con los sindicatos, es decir, con los representantes de los trabajadores ni con los emprendedores, es decir, con los representantes empresariales", planteó.

Asimismo, Gómez subrayó que "siempre que hay conflicto" Aguirre "siempre se sitúa en el mismo sitio, que es del lado de la gran patronal". "Además, me parece que si entiende que a alguien llamarle sindicalista es un insulto desconoce quién ha hecho la democracia en este país. Desconoce quién son las fuerzas políticas y sindicales determinantes para que se produjera la transición política en España y además desconoce que los sindicatos son aquellos que defienden los intereses de los trabajadores", manifestó.

"Si para ella es un insulto defender los intereses de los trabajadores, para mí sería más insulto defender los intereses de la gran patronal, que es lo que hace ella", opinó.