Toni Ferrer: "El Gobierno habla de empresas saludables para ocultar los graves problemas de nuestro mercado laboral causados por la reforma del PP"

que aprobó el viernes el Consejo de Ministros en relación con el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, ya que detrás de ellos hay “un cambio de concepto y una devaluación de las funciones de la Institución”.

 

Ferrer ha subrayado que el Gobierno ha decidido cambiar el nombre de este instituto por el de Instituto Nacional de Seguridad, Salud y Bienestar en el Trabajo, “utilizando términos procedentes del ámbito de la salud pública y del ámbito sanitario y hablando de empresas saludables para ocultar la auténtica realidad del mercado de trabajo en nuestro país y desviar la atención sobre los graves problemas que tenemos en la actualidad como consecuencia de la Reforma Laboral del PP.

 

En este sentido, señaló que “parece que el Gobierno de Rajoy quiere llamar Bienestar en el trabajo a las malas condiciones laborales (jornadas prolongadas, turnos, salarios), a  la precariedad (temporalidad, desempleo), a  la falta de medidas preventivas (incremento constante de los accidentes de trabajo e invisibilidad de las enfermedades profesionales), y al empleo de baja calidad”.

 

"Además el Gobierno ha decidido financiar la creación de un alto cargo más, Dirección General de Estadística, devaluando en parte la estructura de gestión del INSHT. Igualmente todos  estos cambios  se han decidido sin consultar a los interlocutores sociales y a las CCAA, en los órganos de participación: Consejo General del INSHT y en la Comisión Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo", añade Ferrer.

 

Ferrer mostró su confianza en que finalmente estas modificaciones no prosperen y que “CCAA e interlocutores sociales no consientan que lo pactado en el ámbito del diálogo social se desvirtúe convirtiendo al INSHT en un mero punto de contacto a nivel europeo centrado en la investigación sobre los hábitos de vida saludables y la promoción de la salud, y no en un organismo referente en investigación, formación, desarrollo de iniciativas y buenas prácticas en materia de prevención de riesgos laborales”. “No se puede cambiar el concepto de condiciones de trabajo adecuadas y dignas y el concepto preventivo de evitar accidentes de trabajo y enfermedades profesionales por el de empresas saludables”, dijo.

 

El responsable socialista recordó también que en la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo 2015-2020 los interlocutores sociales, CCAA y Administración General del Estado acordaron un objetivo dedicado a la mejora de las instituciones dedicadas a la prevención, y en concreto el INSHT con una nueva regulación que le volviera a posicionar como Centro de Referencia Nacional en la materia, potenciándolo, fortaleciéndolo y revalorizándolo. Sin embrago, “lo que ha venido sucediendo en los últimos años es que se ha ido reduciendo tanto su presupuesto como su personal (en 2011 había 475 trabajadores, a finales de 2017 serán alrededor de 325)”, denunció.