Trinidad Jiménez advierte que el PSOE no va a ser cómplice del desmantelamiento de la sanidad pública

Considera que el Sistema Nacional de Salud es “sostenible y viable aún en tiempos de crisis” y acusa al Gobierno de improvisación, descoordinación y de falta de seriedad y de responsabilidad. _x000D_ _x000D_

La Secretaria de Política Social, Trinidad Jiménez, ha expresado su “profunda preocupación” por los anuncios del Gobierno en relación a los recortes que se van a producir en servicios básicos esenciales, y en especial en sanidad. La dirigente socialista ha mostrado “disposición a dialogar y llegar a los acuerdos necesarios para mantener, fortalecer y defender el Sistema Nacional de Salud”, pero “lo que no vamos a hacer en ningún caso es ser cómplices de su desmantelamiento”, ha advertido.

Trinidad Jiménez ha insistido en que el SNS es “sostenible y viable aún en tiempos de crisis” y tiene un coste razonable que “debemos ser capaces de preservar, sin recortar prestaciones, ni calidad en la asistencia, ni introducir copagos”. En este sentido, ha recordado que la inversión pública en sanidad se sitúa en torno al 6,5% del PIB, 2 puntos menos que los países de nuestro entorno.

“Si quieren hacer ajustes por la necesidad de cumplir con los objetivos de reducción del déficit, estamos dispuestos a dialogar, pero hay ciertas líneas rojas que no vamos a pasar. No vamos a permitir que se destruya nuestro sistema público de salud, que es excelente, con gran calidad asistencial y prestigio en todo el mundo y que es muy necesario en momentos de crisis, sobre todo para los ciudadanos que se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad”, ha advertido en declaraciones a los medios de comunicación antes de la reunión mantenida en el Congreso con el presidente de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), , en la que ha participado también el Portavoz de Sanidad, José Martínez Olmos.

Durante este encuentro, Jiménez ha denunciado que “la improvisación, la descoordinación, la falta de seriedad y de responsabilidad” del Gobierno está generando “inseguridad, preocupación y alarma entre la ciudadanía y los profesionales del sector” y puede tener “serias consecuencias en el deterioro de la calidad del Sistema nacional de Salud”. Por eso, ha afirmado, “vamos a seguir reuniéndonos con todas las asociaciones y lograr así la fuerza social necesaria para plantarnos ante el Gobierno y exigirle que un sistema que nos ha costado más de 25 años construir, que tiene un alto grado de eficacia y que es relativamente barato, no podemos permitir que se desmorone en este momento por una situación de crisis económica coyuntural”.

La dirigente socialista ha manifestado su preocupación ante las iniciativas del Ejecutivo que parecen buscar el deterioro progresivo de la calidad y el desmantelamiento del sistema público de salud, “quizá para privatizarlo y generar oportunidad de negocio”. Se ha comprometido a estar vigilante para que el PP no utilice la coartada de la crisis económica para imponer su modelo de sanidad y para denunciar y rechazar cualquier recorte en la financiación sanitaria que provoque pérdidas de calidad en la asistencia y desigualdades entre territorios.

Rechazo al copago

La responsable socialista en materia de Sanidad ha rechazado una vez más la posibilidad de implantar un copago. “El PSOE en ningún caso se va a plantear ningún tipo de copago. El SNS ya lo pagamos entre todos a través de nuestros impuestos, de una manera progresiva en función de la renta”, ha señalado y ha...