Trinidad Jiménez denuncia la intención del Gobierno de "desmantelar la Ley de Dependencia"

Asegura que los recortes impuestos desde que el PP llegó al Gobierno “son el verdadero ataque a la sostenibilidad económica del Sistema y ponen en riesgo la calidad de la atención, así como su implantación definitiva”

La Secretaria de Política Social del PSOE, Trinidad Jiménez, denunció hoy la intención del Gobierno de “desmantelar la Ley de Dependencia” y subrayó que los recortes impuestos por el PP desde que llegó al Gobierno “son el verdadero ataque a la sostenibilidad económica del Sistema y han puesto en riesgo la calidad de la atención, así como su implantación definitiva”.

Jiménez contestaba así a las declaraciones del Secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Juan Manuel Moreno, que ha afirmado hoy que el Sistema de Dependencia "no es viable" y que se colapsará si no se modifica.

La dirigente socialista recordó que “los recortes del Gobierno de Rajoy han provocado la paralización de la Ley para los dependientes moderados (entorno a medio millón de personas) y han suprimido de un plumazo de los Presupuestos Generales del Estado para 2012 una de las dos partidas con las que el Gobierno cofinancia la Ley, eliminando los 283 millones de euros del nivel acordado”. En realidad,-recordó- “el recorte a la Dependencia es de 566 millones si sumamos las aportaciones de las CCAA, que ya no serán obligatorias”.

La responsable socialista ha reconocido que “el sistema de dependencia, como todos los sistemas, es susceptible de mejora” y que el PSOE está de acuerdo en “completar y perfeccionar el sistema en los próximos años para cumplir sus objetivos y para hacer el modelo más ágil y transparente para el ciudadano, pero en ningún caso eso debe servir como excusa para desmantelar el Sistema de Dependencia”.

“Nos tememos que lo que pretende el Gobierno es modificar el baremo para hacer más restrictivo el acceso al Sistema de Dependencia”, apuntó Jiménez, quien se refirió al Plan de Reformas que el Gobierno ha enviado a Bruselas, donde señalan, otras medidas, aumentar el copago de los usuarios, revisar las cuotas de la Seguridad Social de los cuidadores o potenciar el papel del sector privado, “lo que supondría desvirtuar el sistema de dependencia tal y como fue concebido”.

Trinidad Jiménez recordó que la Ley de Dependencia- que se puso en marcha en 2007 con el apoyo del PP- atiende a día de hoy a más de 758.000 personas y es un sistema valorado como positivo o muy positivo por el 80,7% de los usuarios. “Se trata de un gran logro que tiene mucho que ver con la igualdad de oportunidades, ya que configura un sistema de derechos y de atención en materia de autonomía personal que condiciona las posibilidades de desarrollo de un gran número de personas y de familias, especialmente mujeres”, explicó.

También quiso recordar que la atención a las personas en situación de dependencia ha generado en España 123.0000 empleos directos y 63.000 indirectos, contribuyendo por tanto a la reducción de la tasa de paro en -0.16 puntos porcentuales en el año 2010. Igualmente, la Ley está cumpliendo con el objetivo de impulsar el gasto en protección social para las personas en situación de dependencia. “Todo ello configura el Sistema de atención a dependientes como uno de los motores del cambio hacia una nueva economía sostenible creadora de riqueza y de empleo. Se trata, en definitiva, de una auténtica inversión con importantes retornos sociales y económicos”, concluyó.