"Una política de Estado con Gibraltar no puede suponer un cheque en blanco al Gobierno para que haga y diga cualquier cosa"

En la comparecencia del ministro de Exteriores, el diputado socialista ha dicho que en cuestiones de soberanía el diálogo es exclusivo con el Reino Unido y en las cuestiones cotidianas también con las autoridades de Gibraltar

Juan Moscoso del Prado, portavoz de la Comisión Mixta para la Unión Europea, ha expresado esta tarde en el Congreso de los Diputados, en relación a la crisis de Gibraltar, que “una política de Estado no puede suponer un cheque en blanco al Gobierno para que haga y ‘diga’ cualquier cosa”. En este sentido, ha expresado en la comparecencia del ministro de Asuntos Exteriores que, en cuestiones de soberanía, “el diálogo es exclusivo con el Reino Unido y en la gestión de cuestiones cotidianas también, con las autoridades de Gibraltar”.

El portavoz socialista ha respaldado la decisión de avanzar en esos procesos de manera paralela y simultánea. “La defensa de los intereses de España es la defensa de la soberanía española de Gibraltar, pero es también la defensa de los intereses de los españoles que pescan en la bahía de Algeciras, de los trabajadores españoles que tienen que atravesar la verja diariamente, la protección del medio ambiente y, por supuesto, la lucha contra la evasión o el fraude fiscal y el contrabando”.

Según Moscoso del Prado, en estas ideas se resume la posición del Grupo Socialista, que “coincide”, ha dicho, “con la que la democracia española ha mantenido desde el fin de la transición”.

En su opinión, los instrumentos para avanzar en estos procesos son la confianza, el diálogo y el impulso internacional.

Se ha mostrado en contra de utilizar los controles de la Verja como medida de presión a las autoridades gibraltareñas. “La utilización de esta medida en torno a la Verja nos retrotrae a la política de aislamiento y de enfrentamiento del franquismo”, ha criticado. “Una política que no dio ningún resultado, que produjo daños irreparables a toda una generación de andaluces y gibraltareños, generó alejamiento, y que además se enmarcaba en un contexto nacional e internacional muy diferente al actual. Un contexto en el que España vivía bajo una dictadura”.

Se ha referido a la confianza y a la necesidad de generarla con los interlocutores. Tras censurar distintas manifestaciones del ministro que suponían una escalada de la verbal, el diputado socialista ha considerado que esta situación ha conducido a la pérdida de confianza.

“Esa misma escalada verbal ha provocado que muchos observadores nacionales e internacionales pensaran que lo hacía para tapar otras cuestiones de política nacional que incomodan al Gobierno y a su partido”, ha añadido. “En definitiva, hacer mucho ruido y no resolver nada”.

En lo que se refiere al diálogo, se ha preguntado si desde abril de 2012 el Gobierno británico ha ofrecido dialogar y que el de España no ha dado ningún paso. “Es al Gobierno de España al que le corresponde tomar la iniciativa, el liderazgo diplomático y la ausencia absoluta de diálogo ha contribuido a la situación actual”.

Respecto al impulso internacional, Moscoso del Prado ha apostado por el diálogo en el seno de la Unión Europea, “con y desde las instituciones comunitarias”, a su juicio. “Un diálogo bilateral exigente de España con el Reino Unido Y cuanto antes, la relación bilateral entre ambos países que comparten tanto, historia, espacio geográfico, proyecto de futuro e intereses, es un fin en sí mismo”.