Valenciano exige al Gobierno "una posición más clara" sobre la destitución del presidente de Paraguay tras mantener una de las posturas "más tibias de la Comunidad Internacional"

La portavoz socialista reprocha a García Margallo la tardanza en convocar al embajador paraguayo, después de que los países latinoamericanos y organismos internacionales ya han mostrado una reacción contundente

Madrid, 27 de junio de 2012.- La Vicesecretaria General del PSOE y portavoz en la Comisión de Asuntos Exteriores, Elena Valenciano, ha reclamado hoy al Gobierno una posición “más clara” ante la crisis política abierta en Paraguay tras la destitución de su presidente, Fernando Lugo.

Valenciano ha denunciado que “la postura de este gobierno ha quedado entre las más tibias de la Comunidad Internacional y España no puede mantener esa tibieza en un momento como éste en el que las democracias latinoamericanas se consolidan”.

“Estoy segura de que el PP y su Gobierno es un firme defensor del respeto a las formas democráticas como han hecho siempre con todos los países latinoamericanos, especialmente cuando estaban en la oposición. Espero que ese ímpetu en la defensa democrática no se quiebre ahora en el caso de Paraguay”, ha exigido. En este sentido, Valenciano ha reprochado la tardanza del ministro de exteriores, García Margallo, en convocar al embajador paraguayo para recabar información, “esta postura contrasta con la de la mayoría de los países latinoamericanos y organismos internacionales, que ya han mostrado una reacción contundente, y no se corresponde con la especial relación que mantiene nuestro país con la región”.

En este sentido, ha recordado que la inmensa mayoría de los países latinoamericanos han reaccionado con términos muy duros y que el país probablemente sea suspendido de MERCOSUR y tenga que enfrentarse a sanciones de la OEA

La dirigente socialista ha denunciado que el proceso de destitución del que ha sido legítimamente el primer presidente progresista de Paraguay tras 61 años de poder ininterrumpido del Partido Colorado, “carece de las mínimas garantías” y lo ha calificado de”juicio sumarísimo”.

Valenciano ha considerado el hecho de la “máxima gravedad” y ha advertido de que “abre una profunda brecha” entre Asunción y el resto de países latinoamericanos.