Valenciano se pregunta en “qué país viven” Rajoy y la vicepresidenta cuando proclaman que los problemas se han resuelto y “en qué siglo” vive Cañete

Promete a los trabajadores y a las trabajadoras combatir el fraude fiscal y los paraísos fiscales, "esos que tanto visitan" los dirigentes del PP, que por eso "no pueden acabar con ellos"

La candidata europea, Elena Valenciano, se ha preguntado “en qué país viven” Soraya Sáenz de Santamaría y Mariano Rajoy cuando “siguen empeñados en proclamar que ya hemos resuelto todos los problemas de nuestro país”, teniendo en cuenta que, según las estadísticas, España es el estado de la UE donde más han crecido la precariedad, la desigualdad y la pobreza infantil. Valenciano ha recordado que el presidente ha confesado estar “contento”, mientras que Sáenz de Santamaría señaló hoy mismo que la alegría se ve en las calles. “¿En qué país viven?”, ha insistido Valenciano, que ha aprovechado para preguntar ya no por el país, sino por “el siglo” en que vive Cañete con sus recientes opiniones machistas.

En un acto de campaña en Oviedo, Valenciano ha pedido el voto para cambiar la UE y lograr un giro a la izquierda después de estos años de gobierno de una derecha que rompió “el pacto que hacía que Europa fuera un modelo social”. Para Valenciano, Europa puede acometer empresas como poner en marcha un plan de empleo juvenil dotado con 21.000 millones de euros, flexibilizar el objetivo del déficit para que se pueda crecer o modificar el estatuto del Banco Central para que se preocupe por la creación de empleo. “Europa puede” conseguir estos objetivos, “pero la derecha no quiere”, y de ahí la necesidad de que gane la izquierda el 25 de mayo.

En una apelación directa a los votantes, Valenciano ha reivindicado el voto para el PSOE para todos aquellos que quieran que la gente joven recupere las “ganas de vivir, de pelear y de tener un futuro”; para quienes quieran que los parados mayores de 45 años puedan recuperar sus esperanzas y tener un proyecto de vida; para que las mujeres se sientan seguras, vean respetada su dignidad y tengan los mismos salarios que los hombres; para quienes deseen ver reconstruida una Europa de los derechos y una UE social.

La número uno del PSOE en estos comicios se ha referido en su intervención a las “tres banderas” que viene enarbolando en esta campaña, repasando los compromisos adquiridos con ellos. A los jóvenes les ha prometido que “nos vamos a dejar la piel” para que tengan “un futuro de esperanza”. A los trabajadores y a las trabajadoras les ha reiterado su defensa de salarios dignos y protección de derechos, combatiendo el modelo de la derecha de precariedad y recorte de remuneraciones, con medidas concretas como un salario mínimo europeo. En este punto ha citado la promesa de luchar “sin cuartel” contra el fraude fiscal, “para devolver a los trabajadores el dinero que les roban”, y contra los paraísos fiscales, “esos que tanto visitan” los dirigentes del PP, que por eso “no pueden acabar con ellos”.

La tercera bandera y el tercer compromiso es con las mujeres. Ha anunciado que el PSOE propondrá en el nuevo Parlamento Europeo una ley específica “que las proteja”, porque “queremos mujeres seguras” y “libres”. En este punto ha elogiado el Tren de la Libertad que partió de Asturias dentro de una campaña contra la reforma del aborto y para recordar la lucha de aquellas mujeres plantea que el 1 de febrero, fecha en la que llegó a Madrid, sea el Día Europeo de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, “en recuerdo por vuestra gran gesta”.

 

La derecha “sabe que corre peligro su mayoría” y por eso “no quiere que se hable de estas elec...