Valeriano Gómez dice que es una “verdadera desgracia” que todavía no haya comparecido el presidente del Gobierno

El portavoz de Economía ha considerado que nadie en este país puede hoy comprender lo que dice el presidente del Gobierno cuando habla de la crisis del euro y de Europa. “Lo peor es que tampoco lo entiende nadie entre nuestros socios europeos”

Madrid, 26 de junio de 2012.- Valeriano Gómez, portavoz de Economía del Grupo Socialista, ha dicho este martes en el Congreso que es una “verdadera desgracia” para el sistema democrático que todavía no haya comparecido el presidente del Gobierno. “El problema no es comparecer a las pocas horas del rescate en un Estadio de Fútbol en Polonia, es el espectáculo poco edificante de seguir esperando a que se explique ante el Congreso”.

“Cuando uno sigue paso a paso lo sucedido en los últimos días la palabra improvisación, que tanto utilizaron en el pasado desde la oposición, sería una suerte de elogio al lado del calificativo que merece la actuación del Gobierno con su Presidente al frente en esta materia”, ha añadido. “Primero se dijo que aquí no había rescate, sino un préstamo en las mejores condiciones posibles. Después, que España no solo no había aceptado ninguna presión o recomendación de las instituciones europeas sino que ‘el Presidente del Gobierno no solo no se sentía presionado sino que era él quien había presionado con éxito para lograr el tan ansiado rescate’. Vivir para ver”.

Según Gómez, lo de menos es que fueran el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera o el Mecanismo Europeo de Estabilidad quien asumiera “la financiación del rescate -el SMS en la peculiar terminología de Rajoy-o el EFSF. Ahora, después de anunciarnos que él era quién había presionado para conseguirlo, lo que nos dice es que lo que él ha conseguido, a base de presionar, no es bueno para España”.

El portavoz socialista ha considerado que nadie en este país puede hoy comprender lo que dice el presidente del Gobierno cuando habla de la crisis del euro y de Europa. “Lo peor es que tampoco lo entiende nadie de los socios europeos”.

 

Más adelante, se ha referido a que en diciembre del pasado año la apelación del sistema financiero español al BCE fue de 115.000 millones de euros, cantidad nada despreciable, pero el problema es que el 14 de junio, seis meses después, prácticamente se había triplicado. “Nuestra apelación al eurosistema era de casi 300.000 millones de euros. En estos seis meses los resultados contienen la misma decepción en términos de confianza sobre la economía española que arroja la realidad de comprobar que estamos fuera de los mercados internacionales de capital y que continuar en esta senda terminaría abocándonos al desastre”.

Ha añadido que lo paradójico de esta situación es que se produce en una economía cuyo sistema financiero acumulará entre el capital y las provisiones viejas y nuevas exigidas en los dos últimos decretos-leyes de reforma, más de un 40% de su PIB. “Para eso ha servido la crisis de Bankia y la larga cadena de errores acumulada por el Gobierno: se cuestionan las cuentas públicas, se decide posponer la elaboración del Presupuesto hasta las elecciones de Andalucía y Asturias, la crisis del sistema financiero que termina convirtiéndose en percepción general en todo el mundo… Una cadena que alargan propiciando la desconfianza en la capacidad de inspección y supervisión del Banco de España, para que tengamos que confiar la evaluación a dos entidades que no han salido del Banco de España para realizar su trabajo”.

El portavoz de Economía se ha referido a que para evaluar las necesidades de nuestro sistema financiero nunca hizo falta y nunca hará falta salir del Banco...