Valeriano Gómez sobre desempleo juvenil: "Es grave pero no excepcional, nos ha pasado y sabemos cómo podemos resolverlo"

Afirma que los socialistas "no tenemos que preocuparnos por las críticas respecto de lo que hacemos, si sabemos siempre en cada momento explicar bien lo que hacemos"

El ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, intervino este sábado en la inauguración del VII Foro Institucional Joven de JSE, donde explicó cómo la crisis está afectando especialmente a los jóvenes y qué implica para ellos la reforma laboral impulsada por el Gobierno socialista, y cómo combatir la situación.

“Es grave pero no excepcional, nos ha pasado y sabemos cómo podemos resolverlo”, dijo el Ministro del desempleo juvenil, recordando que en la primera parte de los años ’80 ya vivimos una tasa de desempleo juvenil del 50% -en un contexto en el cual el volumen de población activa juvenil era mucho mayor que ahora, porque se incorporaban antes y se formaban menos, puntualizó-.

“Lo que pasa con las crisis es que los primeros que son despedidos y los que tienen más dificultad de acceso porque se están incorporando son los jóvenes”, explicó Gómez, recordando que en España ya tenemos experiencia de cómo pasarlo y cómo resolverlo.

“La idea general es de qué forma hacemos más corto el transito entre el desempleo y el empleo, cómo construir un escenario de política laboral que sea útil para este difícil tránsito y qué podemos aprender del pasado”, resumió el Ministro. Así, resaltó la importancia de “un pacto entre generaciones que implica cualquier escenario de política laboral sea un pacto equitativo y eficiente socialmente”, como el pacto que se produjo en la etapa de la primera reconversión industrial, que “consistió en una forma de ajuste por los segmentos de edad por arriba, un buen tratamiento de protección y tratar de incorporar al relevo con más intensidad y en el menor espacio de tiempo posible”.

CORREGIR LOS EXCESOS DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

Para Valeriano Gómez, “España ha vivido por encima de sus posibilidades durante los últimos 15 años”, pero matizó que “los excesos no están en las personas que legitimante han querido mejorar su situación social, económica, laboral”, sino “en aquellos que han permitido desde 1995 y 1996 que esto que llamamos burbuja inmobiliaria adquiriera la dimensión, la locura que adquirió durante todo este tiempo”. Así, recordó que España pasó en 1994 de tener 1.100.000 empleados a tener 2.700.000 en el ultimo trimestre del 2007, multiplicando por 2,5 veces el tamaño del sector de la construcción.

“Y necesitamos una política de futuro de moderación salarial”, añadió el titular de Trabajo, pero “para que esa política de moderación salarial sea efectiva, no genere desequilibrios sociales, tenemos que evitar que el precio de la vivienda vuelva a subir enormemente”, advirtió.

LA REFORMA LABORAL DEL PP, LA DEL DESPIDO

“Nosotros no hemos hecho una reforma buscando la flexibilización del despido, al contrario, ha tratado de responder a los principales defectos que incorporó al mercado de trabajo la reforma que hizo el PP en el 2002, introduciendo más capacidad de flexibilidad de las empresas, adaptándose al ciclo, sin apelar al despido”, aclaró el ministro de Trabajo. “Y no toca los derechos de cada uno de los trabajadores frente al despido”, añadió.

“El objetivo es el contrario: ellos hicieron una reforma en pleno auge facilitando el despido, haciéndolo posible en 48 horas sin causa alguna, y nosotros lo que hemos hecho es una reforma que flexibiliza la capacidad de adaptaci&oac...