Vientos de cambio

Diario Público ofrece un artículo firmado por Juan Fernando López Aguilar y Poul Nirup Rasmussen, presidente del Partido Socialista Europeo

Hoy las nubes oscuras de la recesión y el cambio climático cuelgan, pesadas, del cielo europeo, nubes que amenazan tanto nuestro presente como nuestro futuro económico. Cuanto más tardemos en invertir en la lucha contra el cambio climático, más altos serán los costes, y cuanto más se retrasen las inversiones inteligentes en la economía europea, más personas padecerán. El mes que viene, 375 millones de votantes europeos irán a las urnas para participar en la elección trasnacional más grande de la Historia del mundo, un proceso electoral del que emerge una nueva política ambiciosa que aborda estos retos. Se ha denominado crecimiento verde e inteligente y explota el enorme potencial de las industrias ecológicas como yacimiento de nuevos empleos y prosperidad.

Se trata de una política que apuesta por fomentar las energías renovables, la rehabilitación y el aislamiento de edificios, las redes de distribución energética, el transporte eficiente de personas y mercancías, el reciclado, la reconversión de industrias contaminantes, los servicios de gestión medioambiental, la gestión forestal y el uso más racional de los recursos hídricos. Y, para desarrollarla, hace falta el apoyo público, subvenciones inteligentes, una estructura legal apropiada y, por supuesto, la voluntad política de los gobiernos.

Se estima que en el año 2020 la facturación mundial del sector de tecnologías verdes superará los dos billones de euros. Si actuamos sabiamente e invertimos ahora, a corto plazo podremos estimular la economía y, a largo plazo, convertirnos en los líderes mundiales de este sector económico; y al mismo tiempo, trasformar Europa en la fuerza mundial que protagonice la lucha contra el cambio climático.

Esta política de cooperación responsable entre el sector privado y un sector público que fomente una industria creciente, con la mirada puesta en el horizonte, es la esencia de la socialdemocracia. En este sentido, el manifiesto del Partido Socialista Europeo propone una estrategia para el empleo verde que creará en la UE diez millones de nuevos puestos de trabajo en el horizonte 2020. Allí donde la izquierda está en el poder, esta política ya se está desarrollando: en España, Portugal y Reino Unido. Cuando gobernábamos en Alemania y Dinamarca, también se dieron grandes pasos en el desarrollo de las energías renovables. Los socialistas estamos orgullosos de que el Gobierno de Rodríguez Zapatero esté haciendo realidad esta visión común de los socialistas europeos, transformando España en un país de referencia en este campo el crecimiento verde e inteligente.

Cuando en 2004 recibió como herencia un modelo económico cimentado en el uso anárquico de los recursos naturales, Zapatero asumió el sobreesfuerzo que supone cumplir con el Protocolo de Kioto (según José María Aznar, “la tumba” de las empresas españolas) y lo consideró una oportunidad para trabajar por la construcción de un sistema económico sostenible. Algunos ejemplos de ello son la creación en el Ejecutivo de una Comisión Delegada para el Cambio Climático –en la que están presentes nueve ministros y nueve secretarios de Estado–, la aprobación por parte del Consejo de Ministros de una Estrategia Española de Movilidad Sostenible como hoja de ruta de los objetivos y las directrices generales para conseguir un cambio de modelo en el transporte en España (que representa más del 40% de la energía total nacional) y,...