Villafranca acusa al Gobierno de buscar la calidad en la educación “despidiendo profesores y hacinando alumnos en las aulas”

Lamenta el “ataque” a las competencias de las comunidades que suponen las medidas

Madrid, 16 de abril de 2012.- La Secretaria de Educación y Cultura del PSOE, María del Mar Villafranca, ha acusado este lunes al Gobierno del PP de “buscar la calidad” en la educación “despidiendo profesores y hacinando alumnos en las aulas”. Villafranca ha criticado así las nuevas medidas de recorte dadas a conocer esta mañana por el ministro del ramo, José Ignacio Wert, en el seno de la Conferencia Sectorial mantenida en Madrid.

Villafranca ha señalado que, de la media docena de medidas propuestas por Wert, “tres son competencia del Estado; y otras tres, de las comunidades autónomas, lógicamente las más difíciles de tomar, las que pueden afectar a las familias, a los profesores y a los alumnos”.

La responsable de Educación ha denunciado “las formas” en las que se ha convocado la reunión, dado que a los consejeros asistentes no se les ha entregado un documento. Así las cosas, Villafranca deplora que el Ejecutivo haya presentado un recorte de tres mil millones “no sabemos en base a qué estudio, porque no se ha presentado”.

La Secretaria de Educación ha señalado que el PSOE quiere “colaborar” con la eficacia y la eficiencia, “pero sin rebajar ni un ápice la calidad con la que estamos comprometidos”. A Villafranca le ha parecido “llamativo” que se retrase a 2014-2015 la aplicación de los nuevos títulos de FP, así como la suspensión de las dos modalidades de bachillerato, y el incremento de la ratio.

El PSOE también lamenta que se elimine la posibilidad de tener complementos retributivos, lo que es “un torpedo a la línea de flotación de esa excelencia a que se refiere el ministro” y que se reduzca la posibilidad de suplir bajas mediante interinos. Modificaciones laborales estas, recordó, que el PSOE defiende que se negocien con los sindicatos.

Para Villafranca, este “tercer recorte, parece que muy improvisado” va a afectar de manera determinante a la educación, “pilar fundamental” del Estado del Bienestar. La política socialista concluyó reseñando que este ajuste supone, además, un “ataque” al modelo de competencias constitucional.