Villafranca: "Sería muy deseable escuchar al ministro que la crisis debe cargarse lo mínimo posible sobre los hombros de nuestros estudiantes, familias y profesores"

La Secretaria de Educación pide al ministro que no endose la responsabilidad del recorte a las comunidades y aboga por mantener el gasto educativo

La Secretaria de Educación y Cultura, Mar Villafranca, ha salido al paso de las declaraciones efectuadas por el ministro del ramo hoy en Córdoba, en las que José Ignacio Wert señalaba que el recorte en educación correspondía a las CC.AA. Villafranca ha señalado que “sería muy deseable escuchar al principal responsable de la educación en España que la crisis debe cargarse lo mínimo posible sobre los hombros de nuestros estudiantes, profesores y familias”, y que “dentro de las dificultades debemos más que nunca hacer esfuerzos por el gasto dedicado al futuro”.

Villafranca considera que el ministro “no puede eludir su responsabilidad” en el mantenimiento de “asuntos tan cruciales como la política de becas y ayudas al estudio, programas como Educa 3 para el 0 a 3 años, la digitalización del aulas con el Escuela 2.0 y lo relacionado con los programas de refuerzo y orientación escolar que tan buenos resultados han dado en todas las CCAA. Son tiempos de dificultades y por ello debemos hacer todo un ejercicio de ajuste, pero no puede ser que la educación retroceda años o décadas y ya que ha hecho estas declaraciones faltas de sensibilidad en Andalucía, es bueno recordar que allí el Gobierno de Griñán ha mantenido el impulso de gasto en educación a pesar de la crisis”.

“Parece que una vez más el Ministro da muestras claras de falta de conocimiento en el funcionamiento del sistema educativo, al entender que el Ministerio no tiene responsabilidades de gasto en educación, al tiempo que demuestra falta de sensibilidad para entender que el gasto en formación es una inversión para el futuro”, ha manifestado Villafranca. La responsable de Educación y Cultura del PSOE ha recordado que “con mucho esfuerzo España ha llegado a converger con Europa y la OCDE por encima del 5% del PIB dedicado a educación de los últimos años, y la postura del Ministro es preocupante, porque él coordina la política educativa de nuestro país independientemente de su gestión por parte de las comunidades autónomas. La inhibición del Ministro no es buen camino para exigir eficiencia”.

“Resulta poco alentador la actitud del ministro de Educación no siente como propias las dificultades en su área, de las Comunidades Autónomas y pasando por encima de la imprescindible corresponsabilidad del Estado para con las Comunidades Autónomas en derechos fundamentales reconocidos por nuestra Constitución como es el caso de la educación”, concluye.