Villafranca ve "imposible" consensuar "una reforma regresiva, profundamente ideológica y que nos aleja de los sistemas educativos de mayor éxito del mundo"

La Secretaria de Educación del PSOE, María del Mar Villafranca, ha respondido hoy al ministro Wert y ha asegurado que "mientras el Gobierno se empeñe en plantear una reforma educativa regresiva, profundamente ideológica y que nos aleja de los sistemas educativos de mayor éxito del mundo, será imposible alcanzar ningún tipo de consenso” en esta materia.

Para Villafranca el modelo que propugna el PP “no se fundamenta en un diagnostico riguroso, sino que es la imposición de los postulados más conservadores de la derecha española, como demuestra la eliminación de la asignatura de Educación para la Ciudadanía" y ha recordado que “es el conjunto de la comunidad educativa, expertos en educación e instituciones internacionales, quienes señalan la regresión en términos educativos va a tener su reforma”.

La responsable de educación del PSOE ha criticado que el ministro niegue que el mayor recorte presupuestario de la democracia –como el dado por el Gobierno del PP a la Educación- vaya a afectar a la calidad de la escolarización, “cuando no hay que hacer muchas cuentas para entender que con más alumnos, menos profesores y menos recursos educativos, las condiciones fundamentales del sistema educativo se devalúa y, por tanto, la calidad baja". "Decir algo así -subrayó Villafranca- es peor que un engaño, es una deliberada voluntad de manipulación a los ciudadanos".

La Secretaria de Educación socialista ha denunciado además que las medidas de Wert “acaben con los programas de apoyo y refuerzo que han sido eficaces en la lucha contra el abandono escolar que ahora va a empeorar por su propuesta de reválidas recogida en la LOMCE" y le ha recordado que con " el mismo modelo educativo se dan resultados en PISA excelentes en muchas CCAA, lo que invalida su argumento sobre la incapacidad del mismo para dar buenos rendimientos”. “Es más, lo que propone Wert en la LOMCE nos aleja de países ejemplares como Finlandia y nos acerca a modelos de segregación temprana como Austria que tiene 10 puntos menos en comprensión lectora con respecto a España".