"Vivir respetando la biodiversidad"

Manifiesto del PSOE ante el Día Mundial de la Biodiversidad

La humanidad asiste a la conclusión de esta primera década del s. XXI, con una preocupación que si bien es cierto que se focaliza con especial intensidad en las consecuencias directas que provoca la crisis económica mundial, se proyecta hacia el futuro en forma de una creciente incertidumbre en torno a la sostenibilidad de un Planeta que durante años ha venido siendo sometido a continuas agresiones.

La filosofía del crecimiento insostenible ha servido para justificar a lo largo del último siglo la explotación hasta el agotamiento de muchos territorios, el sacrificio de especies hasta su extinción, y una transformación radical del mapa de la biodiversidad universal. Y Europa no es ajena al problema, por eso Europa ha de ser la gran impulsora de la nueva cultura del desarrollo sostenible.

Las especies exóticas invasoras, tema elegido para la celebración del día Mundial de la Diversidad Ecológica en este año 2009, suponen una significativa amenaza para la conservación de la biodiversidad, y sus consecuencias sobre los ecosistemas autóctonos constituyen un claro ejemplo de lo que puede significar la actuación incontrolada por parte del hombre. No obstante, la necesidad de respuesta frente a este fenómeno pone de manifiesto la importancia de las acciones políticas a la hora de coordinar y promulgar el estudio y la acción para el control de este tipo de especies.

Los socialistas entendemos que ha llegado la hora de asumir responsabilidades y de adquirir un compromiso firme e inaplazable con la Tierra. Por ello queremos hacer público este MANIFIESTO en el Día Mundial de la Biodiversidad:

- La diversidad biológica es una riqueza insustituible, y su disminución implica un empobrecimiento muchas veces irreversible.

-La construcción de un nuevo modelo económico debe hacerse desde los cimientos de la conservación de la biodiversidad y del patrimonio natural. En eso consiste la Economía Verde que los socialistas propugnamos.

- La biodiversidad es un fin en si mismo, pero al mismo tiempo es la base insustituible de cualquier modelo de producción.

- La biodiversidad, que ha sido el único recurso del hombre durante milenios para construir su vivienda, ha de ser el referente sobre el que impulsar un renovado sector de la construcción limpio. La ordenación del territorio, los materiales a utilizar, los usos del agua, las energías limpias, no pueden seguir estando condicionadas por los afanes de los crecimientos sin límite, más bien al contrario nunca debe admitirse ningún crecimiento más allá de los recursos disponibles.

- El objetivo principal de la actividad turística ha de ser el de preservar los espacios que se ofrecen para el disfrute, y no el consumo de los mismos hasta la degradación.

- Los seres humanos formamos parte del ecosistema. De él debemos tomar lo que necesitamos para vivir, pero tenemos que devolverle lo que el ecosistema necesita para hacernos posible la vida.

Vivir respetando la biodiversidad y aprovechando racionalmente los recursos naturales nos hace mejores ciudadanos, más solidarios con nuestros coetáneos y con las generaciones futuras. Por ello, es una de las señas de identidad del proyecto socialista.