Ximo Puig dice que nunca hubo un caso Gürtel porque siempre fue el caso PP

Asegura que el auto del juez Ruz confirma que la Gurtel fue una trama de corrupción organizada para que el PP acudiera "dopado" a las elecciones y sus dirigentes "se doparan" con sobresueldos ilegales

El Secretario de Reformas Democráticas de la Ejecutiva Federal del PSOE, y Secretario General del PSPV-PSOE, Ximo Puig, ha asegurado esta tarde en Valencia que el caso Gürtel “siempre fue el caso PP” como prueba el hecho de que los tres tesoreros del partido de Mariano Rajoy, Sanchís, Lapuerta y Bárcenas, estén a punto de sentarse en el banquillo de los acusados tras el auto dictado y conocido hoy del juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz.

El dirigente socialista, que ha comparecido a media tarde en la capital del Turia ante los medios de comunicación, ha explicado que a la luz de la resolución del juez Ruz, la trama Gürtel, siempre fue “una trama organizada de corrupción para que el PP acudiera dopado a las elecciones, y para que sus dirigentes se doparan con sobresueldos ilegales y otros se enriquecieran a costa de todos”.

Por eso, ha urgido al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a que “asuma sus responsabilidades políticas” y le ha acusado de haber “estado demasiado tiempo tirando balones fuera, mientras decía que gente como Matas, Fabra o Camps eran ciudadanos ejemplares”.

El Secretario federal de Reformas Democráticas, ha asegurado además que el PSOE “urge a una profunda reforma democrática”, y ha advertido a Rajoy de que no puede haber regeneración democrática sin asunción de responsabilidades políticas.

“No saldremos de la crisis económica sino salimos de la crisis política, y Rajoy debe actuar en consecuencia”, ha señalado Ximo Puig que también ha recriminado a CIU y al president Artur Mas, “que muchos en Cataluña se pusieran detrás de la bandera para esconder sus vergüenzas, y hablaran de patriotismo cuando en lo que oensaban de verdad era en su patrimonio personal”.

“La derecha española y catalana siempre enfrentadas, acaban actuando de manera demasiado semejante”, ha dicho Puig, quien ha insistido en que ambas deben asumir sus responsabilidades.