Zapatero aboga porque el 37º Congreso "consolide, nutra y dé profundidad al impulso de cambio iniciado en 2004"

Defiende la fortaleza de la economía española ante la desaceleración y sitúa la recuperación en el segunda mitad de 2009

El Secretario General del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó que el 37 Congreso convocado hoy en Madrid “deberá ser el Congreso del cambio”, el que “consolide, nutra y dé horizonte y profundidad al impulso de cambio que iniciamos en España a partir de 2004 y en el Partido a partir del año 2000”.

Para Zapatero un Congreso del PSOE significa, ante todo, “convocar al futuro” y “asumir el compromiso” de convertir al partido en ese “gran instrumento de la sociedad española para resolver sus problemas, encarar sus desafíos y aportar seguridad, coherencia y capacidad de liderazgo”.

Ante la celebración de éste gran conclave socialista, convocado para los días 4, 5 y 6 de julio, Zapatero ha pedido a los miembros del Comité Federal reunido hoy en Madrid, “compromiso, trabajo, valentía e imaginación” y estar así “a la altura de ese gran caudal de confianza” recibido de los más de 11 millones de españoles en las elecciones generales.

Para el líder socialista el “éxito” del Congreso vendrá determinado por la “riqueza de sus debates y por el contenido de sus mandatos y propuestas”; pero también, “por la afirmación de nuestros valores ideológicos” y es que –como dijo Zapatero- “nosotros no tenemos que ir en busca de ninguno nuevo”.

A los socialistas –ha dicho Zapatero-, “nos corresponde reforzar las líneas estratégicas con las que hemos venido transformando España" y que han sido “trazadas con la sociedad, desde el Partido y desde el Gobierno”. También nos corresponde “seguir manteniendo e incluso ganar distancia en el liderazgo de las ideas, de las propuestas y de las reformas para la sociedad española en la próxima década”.

FORTALEZA DE NUESTRA ECONOMÍA

Zapatero dedicó una parte importante de su discurso a analizar la  situación económica española de la que dijo que, “en pocas ocasiones, se ha encontrado con tanta fortaleza” como ahora, para afrontar un contexto de incertidumbre y de desaceleración económica internacional.

Tras recordar que esa fortaleza de nuestra economía no es un muro que nos aísle de las turbulencias de la economía mundial, pero sí un poderoso amortiguador para protegernos de ellas; Zapatero ha insistido en que su Gobierno protagonizará “una etapa de fortalecimiento inversor en infraestructuras, en investigación y en formación”.

Asimismo, continuará aprovechando “con mas intensidad”, la fortaleza de nuestra economía para paliar los efectos de la desaceleración en las economías de las familias, las economías de las empresas -especialmente de las medianas y pequeñas empresas- y para “impulsar la recuperación de un crecimiento vigoroso, que según las previsiones de la mayoría de los organismos internacionales se producirá a partir de la segunda mitad del año próximo”.

El líder socialista afirmó que “ahora vamos a comprobar la importancia que tiene el haber realizado una gestión tan brillante en nuestras cuentas públicas, que gozan de buena salud” y añadió que eso “nos va a permitir apoyar las políticas activas de empleo, incrementando los recursos para tal fin y lo que es más importante para nosotros: nos va a permitir mantener nuestros compromisos de política social, en materia de pensiones, en materia de becas, en materia de Educació...