Zapatero adelanta que los cambios o subidas de impuestos serán "limitados y temporales"

Afirma que ETA ha sufrido el mayor golpe material de los últimos años

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró hoy que los ajustes y las "sucidas" de impuestos que el Ejecutivo acometa serán "limitadas y en algún supuesto temporales", ya que es partidario de "preservar" la moderación fiscal.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Zapatero aseguró que entre las ayudas que se revisarán no figurarán los 2.500 euros por maternidad o adopción, ya que es una medida de política social y no fiscal, por lo que "no hay ni el más mínimo horizonte de cambiarla".

En cambio, sostuvo que hay "más margen" respecto a la deducción de los 400 euros en el IRPF, porque se aprobó en un momento en el que las familias estaban ahogadas por el incremento de los tipos de interés y su repercusión en las hipotecas, y por el alza de los precios, un escenario que ha cambiado radicalmente.

La revisión de esa deducción se acometerá "en función del escenario y del diálogo parlamentario", declaró el presidente del Gobierno, que insistió en la necesidad de ajustar los impuestos porque "la política fiscal debe responder a la situación económica".

Además, defendió que España acomete esta revisión tributaria en un momento en el que la presión fiscal es la más baja desde 1995 y está siete puntos por debajo de la media europea gracias a las rebajas en el Impuesto de Sociedades y en el IRPF, y gracias a la supresión del tributo sobre el patrimonio.

"Habrá algún ajuste, algún cambio, alguna revisión, alguna a la alza y alguna a la baja, pero en todo caso sesán limitados y en algún supuesto con carácter temporal, y atenderán a los criterios de progresividad y de preservar a la clase media y a los trabajadores", declaró Zapatero.

El presidente del Gobierno insistió en que esas revisiones serán limitadas porque su intención es "preservar y mantener la moderación fiscal" en lo que afecta a las empresas y en lo que se regiese, sobre todo, a la imposición en torno al trabajo, para poder estimular la creación de empleo.

"No se trata de recaudar más o menos, porque eso dependesá del crecimiento económico, sino hacer una política más instrumental", señaló Zapatero, que además descartó que haya un objetivo de incrementar en dos puntos la presión fiscal.

Así, destacó que el interés del Ejecutivo es impulsar la actividad, "ya que los ingresos del Estado dependen fundamentalmente" de ella. "Si hay un período de fuertes ingresos, es conveniente hacer una bajada de presión fiscal. Si en cambio hay una recesión económica grave, es lógico que no puedas hacer la misma política, sino otra con un matiz (fiscal), pero siempre dentro de un principio de moderación fiscal", insistió.

El jefe del Ejecutivo explicó que esos cambios se introducirán en el proyecto da Presupuestos Generales del Estado para 2010, que tendrá como principal objetivo la recuperación económica, pero también recogerá una reducción del gasto público para estabilizar las cuentas y conseguir que el déficit del conjunto de las administraciones esté por debajo del 3% del PIB en 2012, como exige la Comisión Europea.

"La Ley de Presupuestos será el vehículo normativo en el que el Gobierno explicitará la política fiscal, que vendrá presidi...