Zapatero anuncia creación de fondo de 30.000 millones para garantizar la liquidez del sistema financiero

Confirma que la garantía mínima de los depósitos se elevará desde los 20.000 euros actuales hasta 100.000 euros por titular y entidad

 El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció hoy la creación de un fondo con cargo al Tesoro de 30.000 millones de euros -ampliables hasta 50.000 millones- para comprar activos de calidad de las entidades financieras y facilitar así el crédito a empresas y ciudadanos.

En una comparecencia ante los medios de comunicación en el Palacio de la Moncloa, Zapatero explicó que es una "medida extraordinaria" adoptada tras la reunión de hoy de los ministros de Economía y Finanzas de la UE (Ecofin).

"Se trata de un gran préstamo temporal y lo podemos realizar porque tenemos una deuda en unos niveles muy razonables", recalcó Zapatero para señalar que esta decisión no incrementará el déficit público, ya que va a cargo del Tesoro.

Quiso dejar claro además que el Tesoro sólo asumirá "activos de máxima calidad", no "tóxicos", porque el objetivo no es resolver un problema de solvencia de las entidades financieras, sino facilitar la financiación de empresas y ciudadanos propiciando el buen funcionamiento del mercado crediticio.

Explicó que el fondo será "estrictamente temporal" -hasta que los mercados recuperen su funcionamiento normal-, y es compatible con las normas del mercado interior europeo, por lo que podrán acceder a él todas las entidades residentes en España si los activos que quieren refinanciar son españoles.

Zapatero insistió en que, a diferencia de otros países, esta medida no busca sanear a las entidades financieras españolas -cuya solidez volvió a destacar- sino "prevenir riesgos" e "inyectar financiación" para facilitar los créditos y, con ello, impulsar la actividad económica.

En estos momentos, recordó, la falta de crédito es el gran problema que paraliza la actividad.

Tras apuntar que será una medida complementaria al aporte de liquidez del Banco Central Europeo (BCE), destacó que ahora son las entidades financieras las que deben favorecer el normal desarrollo de las relaciones crediticias y se mostró "absolutamente convencido" de que lo harán, ya que son las primeras interesadas.

La creación del fondo fue una de las medidas que el presidente del Gobierno analizó el lunes en la Moncloa con los máximos representantes de los principales bancos y cajas, quienes, apuntó, mostraron una disposición "razonablemente positiva".

El líder del PP, Mariano Rajoy, a quien informó por teléfono de esta decisión y de la ampliación de la garantía de los depósitos a 100.000 euros, también mostró una actitud "receptiva".

Esta misma tarde Zapatero informará de estas medidas a los sindicatos y empresarios, que también han sido llamados a la Moncloa, y mañana el vicepresidente económico, Pedro Solbes, se reunirá con las entidades financieras para presentarles las dos iniciativas.

Solbes se entrevistará el jueves con el equipo económico del PP para analizar los detalles técnicos de las mismas y el viernes el Consejo de Ministros será el encargado de formalizarlas, para que después el Gobierno pueda remitirlas a la Comisión Europea.

Zapatero subrayó su respeto "absoluto" a la tarea del BCE y recordó que su Gobierno no ha tomado ninguna decisión hasta que el Ecofin no ha establecido una "doctrina común".

Preguntado sobre la posibilidad de que las nuevas medidas generen alarma entre los ciudadanos, apostó por...