Zapatero anuncia nuevas medidas estructurales para seguir fomentando el crecimiento económico

El Gobierno las aprobará antes de un mes con el objetivo de mejorar también la calidad en el empleo

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció este sábado en Barcelona que el Consejo de Ministros aprobará antes de un mes un nuevo paquete de medidas estructurales para seguir fomentando el crecimiento económico y la calidad en el empleo.

Zapatero ha clausurado en la Ciudad Condal las "Jornadas del Cincuentenario" del Círculo de Economía, que comenzaron ayer y en las que han participado diversas personalidades del mundo social, político y económico. Entre otros asuntos, Zapatero ha desvelado que se reducirán un 30 por ciento las cargas administrativas que soportan las empresas, porque, según ha citado, España es uno de los países de la OCDE con más regulación en este sentido, lo que supone un cuello de botella.

Zapatero ha adelantado que este "ambicioso" paquete de reformas se aprobará antes del verano y se presentarán ante la Comisión Europea el próximo mes de octubre, después de recabar el apoyo de los diferentes agentes sociales.

Según el jefe del Ejecutivo, la reducción en un 30 por ciento de las cargas administrativas "supondrá una mejora de la competitividad empresarial que puede suponer una subida del 2 por ciento en el PIB".

Rodríguez Zapatero ha detallado que, además de esta reducción del papeleo empresarial, el Gobierno aplicará "una transposición ambiciosa de la directiva europea de servicios que debe suponer la reducción del impacto inflacionario en el sector".

"Esto servirá para eliminar barreras a la competencia y para ello el Gobierno va a presentar antes de fin de año una ley paraguas que incorporará los principios generales de la directiva, para después poder aplicar el correspondiente desarrollo legislativo en ámbitos concretos", ha explicado.

La nueva normativa supondrá reformar y modernizar los servicios profesionales, impulsar la competencia en el transporte ferroviario de mercancías, que ahora sólo es el 3 por ciento del total, para que crezca hasta colocarse en niveles europeos; reformar la tarifa eléctrica, y la introducción de mayor competencia en el ámbito de telecomunicaciones.

Zapatero se ha detenido en analizar la situación económica actual, ha admitido la "intensa desaceleración" producida en el primer trimestre de este año y ha achacado básicamente a factores externos -como el alza del precio del petróleo- el elevado aumento de los precios en los últimos meses.

Con todo, ha recordado que se mantiene un diferencial positivo de crecimiento con respecto a la UE y ha dicho que España cuenta con activos muy importantes para hacer frente a la desaceleración económica.

Para afrontar "con serenidad" este periodo de "ajuste fuerte" y tener unas expectativas favorables cuando las condiciones internacionales permitan volver a la senda del crecimiento potencial de España, ha recordado que el Gobierno también aprobó otras medidas al comienzo de la legislatura.

"El futuro se gana si el rumbo es acertado y los objetivos se comparen por la inmensa mayoría", ha dicho Zapatero, seguro de que España está preparada para paliar los problemas de quienes más dificultades puedan tener en este periodo y para mantener, a la vez, la tensión modernizadora del país y de su economía.

"Disponemos de recursos y de proyectos. Si a ello se une un buen clima político, sin duda aportará un beneficio positivo", ha razonado.

Respecto a la negociación con los agentes soci...