Zapatero anuncia que entramos en una "segunda fase" de la lucha contra la crisis, más compleja pero "más esperanzadora"

Afirma que el Gobierno sacará el máximo provecho de las medidas ya adoptadas y que está "dispuestos a tomar más si fuera necesario"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró este martes que su Ejecutivo ha actuado y actúa con "contundencia" ante la crisis y advirtió de que se ha entrado en una "segunda fase" del "combate" contra esta situación "de emergencia" que, aunque más compleja, también es "más esperanzadora".

Durante la reunión en el Congreso con el Grupo Parlamentario Socialista, el líder del PSOE trasladó a los diputados de su partido su impresión de que "todo lo que se hizo" a lo largo de la legislatura anterior y los primeros meses de la actual ha sido "decisivo" para abordar ahora un "cambio de ritmo", al tiempo que se ha evitado la "conflictividad social" como uno de los "efectos destructivos" del aumento del paro.

"La crisis continua, pero eso no significa que nuestros esfuerzos sean inútiles", defendió Zapatero, quien aseguró que los ciudadanos tienen garantizados los "umbrales" de bienestar y derechos sociales, que se seguirán ampliando pese a una situación "grave y severa".

El presidente del Gobierno defendió que en esa nueva fase ya no es suficiente "parar el golpe", sino que es necesario aplicar las medidas para lograr los objetivos acordados por el G-20, es decir, la restauración del crecimiento y del empleo, fortalecer la regulación del sistema financiero, promover la inversión evitando el proteccionismo, y garantizar una recuperación socialmente justa y ambientalmente sostenible.

Por ello, aseguró que en los próximos meses la acción de todo el Gobierno, no sólo de las áreas económicas, estará supeditada al gran objetivo de la recuperación económica, sacando el máximo provecho de las medidas tomadas y "estando dispuestos a tomar más si es que fuera necesario".

Se dará prioridad a la recuperación del crédito y la financiación de empresas y familias, para lo que se demandará la colaboración de las entidades, y se dará preferencia a iniciativas públicas y privadas capaces de generar empleo a corto plazo.

Se trata, sentenció, de preparar al país para "el escenario económico posterior a la crisis, que será completamente distinto al que hemos conocido hasta ahora".

Después del semestre de Presidencia española de la Unión Europea, el primero de 2010, será el momento de evaluar los resultados de la acción concertada en el mundo y en España, y el

presidente aseguró que en su ánimo "sigue predominando la esperanza ante el futuro y la confianza en España".

A los objetivos de esa segunda fase de lucha contra la crisis obedecen los cambios en el Gobierno, en los que no quiso profundizar más por respeto institucional al Parlamento, ante el que comparecerá para explicarlos.

Criticó en este punto al PP por buscar las críticas al Gobierno hasta "en lo más absurdo", como la incorporación del presidente y del vicesecretario general del PSOE, algo que juzgó

"natural". Lo extraño sería que hubiera ministros militantes del PP, ironizó, "algo que no va a pasar, creo que por mucho tiempo".

Además de la lucha contra la crisis económica, el presidente trazó otros objetivos del nuevo Gobierno, como la consolidación de la posición de España en el mundo, y parafraseó a Barack

Obama al asegurar que la Presid...