Zapatero anuncia que nombrará un coordinador para el Plan nacional de Alianza de Civilizaciones

Dice que la idea quiere "contribuir a aislar el discurso extremista de los que piensan que su religión es la única y debe ser impuesta"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció  el próximo nombramiento de un coordinador, dependiente de Moncloa, para poner en marcha el plan nacional que desarrollará en España el proyecto de la Alianza de Civilizaciones, auspiciado por España y Turquía y que hoy es ya una iniciativa de la ONU.



Así lo expuso en la inauguración del I Foro de la Alianza de Civilizaciones, que arrancó hoy en Madrid, pero donde no reveló el nombre del coordinador. La persona que hasta la fecha más ha trabajado desde Presidencia del Gobierno en el proyecto de la Alianza de Civilizaciones es el diplomático Máximo Cajal.



El jefe del Ejecutivo definió en su intervención la Alianza como "algo más que un diálogo de Civilizaciones". "Es una apuesta por la acción, la iniciativa, el tomar partido. Acción frente a la intolerancia, el radicalismo, el fundamentalismo y para el entendimiento, el respeto y el reconocimiento del que no piensa como nosotros, para el encuentro, en definitiva, para la paz, el deseo mas ampliamente sentido por todos los ciudadanos de este mundo", recalcó.



Zapatero advirtió de que la Alianza se consolidará "en la medida en que los Estados vayan integrándola en sus políticas nacionales y en sus políticas de proyección hacia el exterior y en las relaciones internacionales", con el fin de demostrar que es posible una "colaboración positiva entre el mundo islámico y el occidental que desmienta el supuesto paradigma inexorable del enfrentamiento entre civilizaciones y culturas".



El jefe del Gobierno se refirió a que son razones "históricas, geográficas, culturales y de seguridad" las que mueven a España a apostar por la Alianza de Civilizaciones, sin olvidar que la creación de un plan nacional para desarrollar la iniciativa obedece también a mantener la "coherencia política", ya que Zapatero fue el primer impulsor de la iniciativa.



CONTRA EL USO POLÍTICO DE LA DIVERSIDAD



La Alianza de Civilizaciones, dijo Zapatero, "pretende movilizar a esas grandes mayorías de paz que creen en el entendimiento y el respeto a las distintas culturas y quiere ayudar a contrarrestar la utilización política de la diversidad, que es sin duda alguna una de las mas detestables formas de populismo y de utilización de la noble tarea que representa la política del servicio público".



Asimismo, incidió que el proyecto "quiere contribuir a aislar los discursos extremistas e intolerantes de aquellos que piensen que su religión es la única y debe ser impuesta a todos, que su cultura es la única y ha de estar al servicio de fines políticos de dominación".



Estos objetivos se pueden alcanzar, según Zapatero, proponiendo "recomendaciones políticas de carácter practico que puedan ser aplicadas en la sociedad civil en su conjunto en cuatro ambitos prioritarios: la educación, la juventud, la migración y los medios de comunicación".



En estas cuatro áreas se centran las casi 60 medidas "de corto, medio y largo plazo" que figuran en el plan nacional de España para desarrollar la Alianza y que van destinadas a "favorecer el conocimiento mutuo y el aprecio de la diversidad", a "promover los valores cívicos y una cultura de paz", a "mejorar la integración y capacitación de los inmigrantes, con especial énfasis en los jóvenes" y a promover y difundir la idea de la Alianza de Civiliz...