Zapatero anuncia reformas "en profundidad" en las políticas activas de empleo

El presidente muestra su confianza en la fortaleza de la economía española y espera una mejoría más intensa en el segundo semestre del año

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha hecho balance, ante los medios de comunicación y tras el Consejo de Ministros, del primer semestre del año. El jefe del Ejecutivo ha reconocido que los seis primeros meses de 2010 han presentado serias dificultades, agravadas en mayo con el rebrote de la crisis, y que ello ha exigido al Gobierno desplegar una "intensa" acción para propiciar los cambios que necesita la economía española.

"Ha habido que tomar medidas"  añadió, como las llevadas a cabo con los test a las entidades financieras españolas, cuyos resultados "han sido favorables y han dado estabilidad y confianza a los mercados". También ha descendido el coste de la deuda de nuestro país, aunque el Presidente recomendó "prudencia" al respecto.

Rodríguez Zapatero, además, citó como ejemplo de la actividad del Gobierno la aprobación, durante estos seis meses, de 38 leyes, once Decretos Leyes y 20 planes sectoriales en distintos ámbitos como la educación, la industria, la universidad o la innovación.

Respecto a la reducción del déficit, dijo que los planes previstos por el Ejecutivo para su aceleración se están cumpliendo y recordó que los Presupuestos que se presentarán para el próximo año serán "restrictivos y austeros".

Reforma laboral

El Presidente quiso referirse al texto aprobado el jueves en el Congreso sobre la reforma laboral. Aseguró que en el trámite del Senado seguirán dialogando con todos los grupos políticos para que la reforma cumpla los objetivos, que, según describió, están dirigidos a fortalecer el empleo estable, invirtiendo la tendencia a la temporalidad, permitir a empresas que se adapten a las circunstancias cambiantes de la economía, y, fundamentalmente, a "evitar despidos".

En este contexto, ha anunciado que en otoño presentará una profunda reforma de las políticas activas de empleo que tendrá como objetivo modernizar los servicios públicos para apoyar de forma directa a cada parado a encontrar un puesto de trabajo, la "gran asignatura pendiente" de la economía española.

A pesar de que ha reconocido que la tasa de paro es "inasumiblemente alta" y que el buen dato de los más de 80.000 empleos creados en el segundo trimestre es "una gota de agua", ha confiado en que esa tendencia se consolide lentamente y se fortalezca a final de año y en 2011.

En agosto, ha anunciado, se prorrogará por otros seis meses la ayuda de 426 euros para los parados que han agotado la cobertura por desempleo. En todo momento ha apostado por la prudencia y la cautela, pero ha mostrado su confianza en la fortaleza de la economía y ha vaticinado que la recuperación iniciada en el primer trimestre del año continuará y con más intensidad en el segundo.

El jefe del Ejecutivo anunció que el Gobierno quiere introducir cambios profundos en las políticas activas de empleo, encaminados a conciliar las demandas y ofertas de trabajo y a que los trabajadores reciban la capacitación más adecuada.

Los servicios públicos en España han demostrado en estos treinta años un alto grado de modernización, pero las políticas públicas de apoyo a los desempleados necesitan un cambio de orientación para que los parados sientan de manera "directa y eficaz" que se les ayuda a encontrar empleo.

El Presidente afirmó que se propone acometer el gran reto, que, a su juicio, tiene nuestro ...