Zapatero apoyará con "todas las medidas que sean razonables" a los sectores más afectados por la subida del petróleo

Elogia la disposición al diálogo de Rajoy y ve posibles los acuerdos

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó que el Ejecutivo es "plenamente sensible" al impacto de la subida del precio del petróleo, "a todas luces excesiva", y ha dicho que pondrá sobre la mesa "todas las medidas que sean razonables" para apoyar a los sectores más afectados.

Ante el paro anunciado por los transportistas, Zapatero ha asegurado en rueda de prensa en León que "el Gobierno está preparado, como es su obligación", para afrontar las consecuencias de la huelga, pero ha hecho un llamamiento a los huelguistas para que tengan "la misma disposición" para llegar a acuerdos que el Ejecutivo.

"Confío en ellos", ha manifestado. A su juicio, más allá del respeto del derecho a la huelga, "todos saben que es mejor que la actividad de un país continúe" con tranquilidad.

Zapatero, quien ha querido dejar claro que el Gobierno es "consciente" del "fuerte" impacto que tiene en determinadas actividades la subida del petróleo, ha atribuido este incremento de los precios a "un proceso de especulación".

Según ha apuntado, la negociación abierta hace semanas con transportistas, pescadores y otros sectores afectados continuará. “El gobierno va a estar siempre en la mesa de diálogo poniendo medidas encima de la mesa", ha asegurado.

DECLARACIONES DE TRICHET

Por otro lado, Rodríguez Zapatero ha recomendado este sábado "prudencia en sus declaraciones" al presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet porque, ha dicho, todos los que respetan la independencia de ese organismo esperan también de él "responsabilidad".

Zapatero ha comentado con estas palabras el máximo histórico alcanzado ayer por el Euríbor, la referencia para las hipotecas, después de que Trichet anunciara una próxima subida de los tipos de interés.

A su juicio, el alza del Euríbor y la subida del petróleo registradas el viernes son "seguramente exageradas" y "es aconsejable más prudencia" por parte del máximo responsable del Banco Central Europeo.

Zapatero ha reconocido que "las circunstancias" plantean "dificultades a corto y medio plazo", pero ha rechazado que se pueda acusar al Gobierno de inactividad, porque ha tomado más de veinte medidas en el ámbito económico, todavía puede poner en marcha "alguna más" a corto plazo y, "por supuesto", adoptará nuevas iniciativas a medio plazo.

Ha querido dejar claro además que el Ejecutivo, ante "un proceso claro de dificultad económica", mantiene todos sus compromisos sociales porque las cuentas públicas han sido bien gestionadas.

Tras advertir de que nadie puede esperar que las medidas aprobadas tengan efecto "de un día para otro", ha recordado que las primeras comenzarán a ponerse en marcha en este mes junio, cuando se aplique la deducción en el IRPF a los asalariados y a los autónomos.

Hasta final de año las familias van a disponer de 6.000 millones de euros más, ha subrayado Zapatero, quien ha señalado que el Gobierno tenía preparada esta medida fiscal porque es "consciente" de lo que supone la subida de las hipotecas.

Según ha recordado, lo primero que hizo el Gobierno fue adoptar propuestas fiscales y de financiación y de apoyo a las empresas con un alcance de 10.000 millones de euros.

Ha recordado así la decisión de adelantar a las empresas la devolución del IVA, ampliar la d...