Zapatero apuesta por la permanencia de España en grupo de las potencias mundiales

Sobre financiación, ve el acuerdo "muy cerca" e insiste en que todas las CCAA ganarán

El jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, apostó este viernes por la permanencia de España en el grupo de las potencias que deben liderar la agenda internacional, al margen de que se trate del G-8, el G-14 o el G-20, y aseguró que seguirá trabajando para consolidar esa posición.

"Ha llegado la hora de España", manifestó en la rueda de prensa con la que concluyó su primera participación en una cumbre del G-8, el grupo que reúne a las siete principales potencias económicas (Canadá, Francia, Alemania, Japón, Italia, Reino Unido y Estados Unidos) más Rusia.

En ese foro, Zapatero anunció que destinará 500 millones de euros en los próximos cinco años a programas de nutrición infantil, que se unirán a los mil millones ya comprometidos para proyectos agrícolas y de seguridad alimentaria y que sitúan a España entre los principales donantes internacionales en este área.

Después de que mandatarios como Nicolas Sarkozy y Silvio Berlusconi apostaran por fortalecer el G-14, grupo formado por el G-8, el G-5 (México, Brasil, Suráfrica, India y China) y Egipto, y en el que España nunca ha participado, aseguró que la única conclusión "clara" es que, sea cual sea el modelo elegido, "España debe estar".

Recordó que ya ha participado en las dos últimas cumbres del G-20 e insistió en que el país que es "la octava o la novena" potencia económica, que tiene "una proyección tan importante" y que ocupa "posiciones tan destacadas" en la ayuda al desarrollo -el gran reto mundial junto a la crisis económica y el cambio climático-, no puede quedar al margen de los grupos de decisión.

Según apuntó, asistir a estos foros ha sido una prioridad de la política exterior española y el Gobierno "trabajará para tener una presencia activa, como un reconocimiento a lo que somos", sin olvidar que "venimos de no estar en ningún sitio".

FINANCIACIÓN AUTONÓMICA

Por otro lado, Rodríguez Zapatero, afirmó que el acuerdo de financiación autonómica está "muy cerca", por lo que el Consejo de Política Fiscal y Financiera se convocaría en torno al 15 de julio, e insistió en que todas las comunidades "van a ganar".

Zapatero explicó que ayer habló telefónicamente con el presidente de la Generalitat, José Montilla, y se mostró convencido de que el nuevo modelo será "satisfactorio para Cataluña", que mejorará su posición relativa para adecuarla al peso de esta comunidad en el conjunto del país, como ocurrirá con Baleares.

Los dos objetivos fundamentales del nuevo sistema, según apuntó, es que las comunidades dispongan de más recursos y que el reparto sea más equitativo.

"Es un buen modelo, más justo y que permite a las comunidades autónomas tener mas recursos para gestionar sus servicios públicos", manifestó Zapatero, quien confió en que sea aceptado por Cataluña, por Andalucía y por comunidades como Madrid.

Con una sonrisa, consideró que "el fruto es proporcional al tiempo que nos ha exigido" y aseguró que el trabajo realizado "merecerá un cum laude".

Durante los últimos días el diálogo bilateral y multilateral del Gobierno con las comunidades autónomas ha sido intenso y ayer hubo reuniones con representantes de Catal...