Zapatero apuesta por una "Unión Latinoamericana" como factor de equilibrio ante los riesgos de la globalización

Recuerda que la experiencia de la UE ha demostrado que "la unión económica y la unión política favorecen la estabilidad"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, apostó este lunes "decididamente" por la creación de una "Unión Latinoamericana" puesto que esto supondría un factor de equilibrio ante los "riesgos" que plantea hoy en día la globalización. También el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y el presidente permanente del Consejo, defendieron esta posibilidad y aseguraron que la UE está dispuesta a apoyar dicha integración pero sin imponer nada.

"Yo apostaría decididamente por la Unión Latinoamericana", reconoció Zapatero en la rueda de prensa al término de la cumbre celebrada esta mañana entre la UE y el Cariforum. En su opinión, "sería una gran noticia que pudiéramos ver en un futuro inmediato una cumbre entre la UE y la Unión Latinoamericana".

En este sentido, el presidente del Gobierno consideró que sería positiva porque la experiencia de la UE ha demostrado que "la unión económica y la unión política favorecen la estabilidad" y porque en este momento "histórico de globalización las integraciones regionales (...) son un factor de equilibrio" ante el "riesgo" de los "desequilibrios" que trae aparejada la globalización.

Zapatero, que defendió que hay que transferir "cada vez más responsabilidades en centros y organizaciones que miren por el conjunto, como puede ser el G20", subrayó que existen "fundamentos" para que pueda ver la luz una Unión Latinoamericana, empezando por la cultura y la lengua compartida, al igual que la "unidad geográfica" y social de los pueblos. Además, incidió, existe "una apuesta política común por la democracia y por supuesto, económicamente sería un gran beneficio para el conjunto de Latinoamérica".

De la misma opinión se mostró Barroso, quien explicó que el "corazón" de la Comisión Europea "está con la idea de la integración regional latinoamericana". No obstante, recalcó, no corresponde a Europa "decidir cómo se va a organizar América Latina" pero sí que los europeos están dispuestos a "apoyar los esfuerzos" que se están realizando

Aunque "tenemos muchas cosas en común con América Latina, no sólo España --de la que resaltó su "papel de liderazgo"--, Europa en su conjunto", "deben ser nuestros socios y amigos de América Latina quienes deben decidir cómo se van a organizar a nivel regional o subregional". Será, remachó Barroso, una "decisión soberana" de estos países si quieren hacer realidad el "concepto bolivariano" de una integración de "todo el continente".

Van Rompuy, por su parte, aseguró que la UE no tiene "ninguna lección que dar" a esta región aunque sí puede "ofrecer el ejemplo" que ha supuesto su integración. La UE, recordó, "no se construyó en un solo día, igual que Roma" sino que se empezó por seis países y se ha pasado a 27 actualmente "y no hemos terminado". La UE, prosiguió el presidente del Consejo, empezó por el carbón y el acero, posteriormente se dotó del euro y ahora tiene que "ir más allá con más unión económica". "Es un trabajo en curso y lo mismo será en el caso de Latinoamérica", añadió,...