Zapatero: “Como gobernantes no hay tarea que nos acucie más que la de favorecer la creación del empleo”

Discurso del Presidente del Gobierno en el Desayuno Nacional de Oración

En su intervención en el Desayuno Nacional de Oración en Washington en el que el presidente del Gobierno ha participado como invitado especial, Rodríguez Zapatero ha defendido valores como la tolerancia, la libertad, el entendimiento entre los pueblos y el respeto a todas las opciones y creencias.

El presidente del Gobierno ha comenzado su discurso agradeciendo la invitación a participar, en nombre de España, en uno de los actos de "mayor tradición y simbolismo en la sociedad americana".

Dijo que hablaría en castellano, "la lengua en la que por primera vez se rezó al Dios del Evangelio en esta tierra".

Ensalzó las conquistas de una nación como EE.UU. que abolió la esclavitud, reconoció la igualdad de voto y proscribió la discriminación; que ensanchó el pluralismo, la tolerancia y el respeto a todas las opciones y creencias.

Subrayó que España es "la más multicultural de las tierras de Europa", "celta e ibera, fenicia, griega, romana, judía, árabe y cristiana, sobre todo cristiana".

El Presidente español leyó, como es habitual en este acto un pasaje de la Biblia. El escogido fue el capítulo 24 del Deuteronomio: "No explotarás al jornalero pobre y necesitado, ya sea uno de tus compatriotas, o un extranjero que vive en alguna de las ciudades de tu país. Págale su jornal ese mismo día, antes que se ponga el sol, porque está necesitado, y su vida depende de su jornal".

Aprovechó su intervención para defender la integración de quienes han venido a trabajar y a convivir a nuestros países. También recordó a quienes pasan hambre y miseria, punto en el que citó a Haití, víctima reciente de un terrible terremoto que ha asolado el país.

Además, se refirió a las responsabilidades de los gobernantes respecto a los que padecen la falta de trabajo.

Reivindicó el derecho de cada persona, en cualquier lugar del mundo, a su autonomía moral, a su propia búsqueda del bien. Reivindicó también la "libertad de todos para vivir su propia vida, para vivir con la persona amada y para crear y cuidar a su entorno familiar".

Defendió la tolerancia, que "va mucho más allá de la aceptación del otro", el respeto a la diferencia, el diálogo, la convivencia de las culturas y la Alianza de Civilizaciones.

Finalmente, tuvo palabras de recuerdo para las víctimas del terrorismo y ensalzó el valor de la libertad por ser el "fundamento de la esperanza en el futuro".

• A continuación, su intervención íntegra:

“Presidente, Congresistas, señoras y señores, gracias.

Gracias por invitarme a participar, en nombre de mi país, en nombre de España, en uno de los actos de mayor tradición y simbolismo en la sociedad americana. Gracias a los Senadores Klobuchar e Isakson, y permítanme que les hable en castellano, en la lengua en la que por primera vez se rezó al Dios del Evangelio en esta tierra.

Nadie como ustedes conoce el valor de la libertad religiosa. Sus antecesores huyeron de la dominación y para que nunca les fuera arrebatada la libertad fundaron este país, una nación, los Estados Unidos, alumbrada en la democracia, que no ha dejado de crecer bajo su fuerza; que abolió la esclavitud, reconoció la igualdad de voto y proscribió la discriminación; que ha ensanchado el pluralismo, la tolerancia y el respeto a todas las opciones y cree...