Zapatero confía en que nuestro país sea el que ponga en marcha, en enero de 2010, el Tratado de Lisboa.

El presidente ha explicado los acuerdos del Consejo Europeo que permitirán a Irlanda ratificar el Tratado de Lisboa o la continuidad de Durao Barroso al frente de la Comisión

 

Tras reiterar su apoyo y solidaridad con la familia de la última victima de ETA, el Presidente ha explicado al Congreso los acuerdos adoptados en el Consejo Europeo como los que permitirán a Irlanda ratificar el Tratado de Lisboa. Por ejemplo: que cada Estado aporte un comisario a la Comisión Europea, que ninguna disposición afecte a los artículos de la Constitución irlandesa o la declaración del Consejo sobre los derechos de los trabajadores. Son las propuestas aceptas que –según José Luis Rodriguez Zapatero- confirman que “Europa no se construye contra nadie sino para todos” y que podrían convertir a nuestro país en el primero en aplicar, en la Presidencia de la Unión, el nuevo marco jurídico.

Ha enumerado además Zapatero los dos grandes objetivos de la presidencia española a partir de enero de 2010: “hacer frente a los retos estructurales de la Unión y la gestión adecuada de la recuperación económica”. Retos para los que ha pedido el esfuerzo de todas las fuerzas políticas durante el próximo semestre con el fin de conseguir que la Presidencia española sea un éxito y que sea ocasión de dar un “paso adelante para Europa y para nuestro país”.

LA CONTINUIDAD DE BARROSO

El Presidente del Gobierno ha subrayado además el apoyo del Consejo a la continuidad del portugués José Manuel Durao Barroso al frente de la Comisión Europea, siempre en el marco del respeto a los preceptivos trámites del Europarlamento.

De hecho Zapatero ha explicado que ha solicitado a los jefes de gobierno de la República Checa y Suecia, actual y futuros presidentes del Consejo, que se dirijan a la Cámara para que en el próximo pleno de julio esta se pronuncie sobre el nombramiento de Durao Barroso.

A PESAR DE LA CRISIS, EUROPA AVANZA HACIA SUS OBJETIVOS

“En el Consejo se ha demostrado que la Unión Europea sigue siendo capaz de resolver problemas y de generar confianza” ha sido la conclusión del Presidente del Gobierno en el capítulo crisis económica. Según Zapatero, en el Consejo se ha constado que las medidas adoptadas están comenzando a dar sus frutos y que hay signos de mejoría que infunden optimismo a los 27 con la previsión de tasas positivas a partir del año que viene. No obstante, los lideres europeos no bajan la guardia como demuestra la creación de dos nuevos órganos supervisores del sistema financiero que el Presidente espera estén trabajando ya en el año 2010.

Zapatero ha explicado por último tres acuerdos más del Consejo: la solicitud a Irán para que investigue los resultados de las últimas elecciones, un avance en la preparación de la Conferencia sobre Cambio Climático que se celebrará en diciembre en Copenhague y la urgencia de una respuesta eficaz en la lucha contra la inmigración ilegal que afecta a los países del Mediterráneo.