Zapatero defiende en Japón la solvencia de la economía española

Asegura que las reformas son "imprescindibles" para crecer y representan "uno de los mayores procesos de transformación de la economía española de las últimas décadas"

Agencias

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, elogió la "seriedad y fortaleza" del Tesoro español: "así ha sido, así es y así será", en una intervención ante el Japan National Press Club, la principal asociación de prensa nipona.

Zapatero, que llegó a Japón desde China, volvió a apostar por impulsar la relación comercial y económica con Asia y destacó las "múltiples oportunidades de inversión" que existen en España para los empresarios japoneses.

Recordó el éxito de las últimas emisiones de deuda española y se mostró convencido de que el país ha sabido superar los rumores con el proceso de ajustes y reformas emprendido.

Insistió también en que la deuda española sigue casi veinte puntos por debajo de la media europea y confió en que no alcanzará en 2011 el 70 por ciento del PIB que ha augurado la Comisión Europea, por lo que no resultará excesivamente problemático el pago de los intereses en los próximos años.

Según explicó, quedan "dos o tres años de reformas y de aplicación de estas reformas" en los que España debe crecer sin incrementar el gasto público y en los que "el gran tema" será si el país es capaz de crear empleo con ese crecimiento "débil".

Como muestra de que los rumores sobre la mala salud de la economía española han calado en determinados sectores, un periodista japonés preguntó a Zapatero por la ayuda que ha recibido España del Fondo Monetario Internacional.

"España ni ha pedido, ni ha necesitado, ni necesita asistencia ni de la UE ni del FMI", manifestó el jefe del Ejecutivo tras recordar que es su país el que está prestando ayuda a Grecia.

Tras describir las economías de España y de Japón como "dos historias de éxito", consideró que la actual recuperación internacional está sujeta a "incertidumbre" por la amenaza de nuevas turbulencias financieras y por el efecto que pueden tener sobre la

recuperación los ajustes en marcha.

Reconoció que el principal problema español es la elevada tasa de desempleo, que ha alcanzado el 20 por ciento, y aseguró que no tranquiliza al Gobierno saber que España ya alcanzó esas cifras en 1997, justo antes de un periodo de excepcional crecimiento.

Zapatero, que llegó a Japón desde China, volvió a apostar por impulsar la relación comercial y económica con Asia y destacó las "múltiples oportunidades de inversión" que existen en España para los empresarios japoneses.

Mañana tendrá ocasión de explicarles personalmente las reformas emprendidas por su Gobierno, que son, dijo, "imprescindibles" para crecer en un contexto de consolidación fiscal y que representan "uno de los mayores procesos de transformación de la economía española de las últimas décadas".

Además, añadió, en los presupuestos generales del Estado para 2011 se reducirán todos los programas de gasto por encima del 15 por ciento y el Gobierno "seguirá adoptando las medidas necesarias para asegurar el cumplimiento estricto" de los objetivos de déficit público, que debe situars...