Zapatero defiende la presencia de España en la conferencia internacional para la reforma del sistema financiero mundial

Afirma que es "tiempo, sin duda, para propuestas socialdemócratas"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, defendió este jueves que España "debe estar" en la conferencia internacional que la Unión Europea quiere que se convoque para reformar el sistema financiero internacional y subrayó que para ello cuenta ya como aliado con el primer ministro británico, Gordon Brown, quien ha transmitido tanto a la presidencia francesa de la UE como a Estados Unidos, la necesidad de la presencia española.

"Lo que deseamos en primer lugar es que se convoque y por supuesto España debe estar en esa cumbre internacional para abordar la reforma del sistema financiero", afirmó Zapatero durante la rueda de prensa posterior al Consejo Europeo, en el que los jefes de Estado y de Gobierno de la UE han expresado su deseo de que se convoque dicha conferencia, cuestión que además se prevé que aborden el presidente francés y presidente de turno del Consejo, Nicolas Sarkozy, y el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, en su

encuentro con el mandatario estadounidense, George W. Bush.

Según explicó el presidente del Gobierno, el primer ministro británico, Gordon Brown, con quien se reunió esta mañana en Bruselas, también considera que España "debe estar" y así se "lo ha transmitido" tanto a Francia como a Estados Unidos. No obstante, Zapatero reconoció que "es verdad que tenemos varios formatos clásicos" como el G-8 o el G-20, de los que España no forma parte, pero subrayó que "lo que tenemos ahora entre manos es algo bien distinto". Por ello, dijo, en su opinión, la cumbre debe ser "más amplia, con más integrantes, para que haya una representatividad más significativa de todo lo que es el sistema financiero mundial".

El presidente se felicitó de que el Consejo Europeo haya "revalidado" las iniciativas adoptadas el pasado domingo por el Eurogrupo en París y que a su juicio,convierten a UE en "la esperanza del sistema financiero internacional". Entre las medidas acordadas por el Consejo se pide que "la actuación real de los directivos de empresas se refleje en su remuneración", dejándose abierta la posibilidad a establecer límites a los incentivos de los directivos.

A este respecto Zapatero se mostró "absolutamente de acuerdo" y prometió que "estaremos en primera línea en este terreno", si bien defendió que "lo util es que lo hagamos de forma concertada internacional" y por tanto habría que esperar a que "cuaje" la iniciativa de la UE. En todo caso, dijo estar "absolutamente convencido de la eficacia de poner límites a determinados comportamientos, determinadas formas de estímulo de retribuciones que producen sarpullidos".

Por otra parte, el presidente del Gobierno defendió que actualmente es "tiempo, sin duda, para propuestas socialdemócratas" después de que, dijo, "los postulados de la desrelugación" han

demostrado que no funcionan. En opinión de Zapatero, en "situaciones de esta gravedad, el Estado es lo más útil que tenemos"