Zapatero defiende un multilateralismo "eficaz, responsable y solidario" para hacer frente a los nuevos desafíos

Pide una nueva dimensión estructural para la Alianza de Civilizaciones y pasar a los hechos en la lucha contra el cambio climático

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, defendió este jueves la importancia de un multilateralismo "eficaz, responsable y solidario" en el nuevo orden internacional, defendió la necesidad de dar nuevos pasos para dotar a su alianza de civilizaciones de una dimensión estructural, y abogó por un mundo libre de armas nucleares, entre otros asuntos, durante su intervención en el pleno de la Asamblea General de la ONU.

"El multilateralismo no es un solo un procedimiento para adoptar decisiones y resolver conflictos en el orden internacional. Para que sea eficaz y duradero debe ser inseparable de la fidelidad a los valores democráticos, a los derechos humanos y a la igualdad efectiva entre las mujeres y los hombres de todo el mundo", subrayó.

Según el presidente, España es un país comprometido con el multilateralismo, y con la necesidad de seguir articulando un sistema de gobernanza global, por lo que no se puede aspirar al desarrollo económico y social sin la existencia de condiciones de paz y seguridad adecuadas para las naciones y los individuos.

Así, aseguró que el mundo no está ante la primera crisis de la globalización sino la primera crisis de la gobernanza global, "de una globalización insuficientemente gobernada", por lo que instó a los presentes a "aprender la lección" y afrontar los nuevos retos del siglo XXI desde una acción política coordinada y un enfoque multilateral.

ALIANZA DE CIVILIZACIONES

En su intervención, recordó que hace cinco años propuso en ese mismo lugar la creación de una Alianza de Civilizaciones, y celebró que la iniciativa tenga cada vez más aceptación en la comunidad internacional. "Ha merecido la pena", indicó el presidente quien dijo que fue un acierto que la ONU la haya hecho suya.

Por eso, abogó por dar un nuevo paso para que los principios y valores que representa la alianza estén presentes de forma estructural en sus órganos principales y en todos sus ámbitos, y pidió que la Asamblea General apruebe una resolución que dé carta de naturaleza a esa dimensión estructural de la Alianza de Civilizaciones.

"España trabajará junto a Turquía y el amplio grupo de amigos de la alianza para que pueda ser aprobada antes de que concluya este otoño", añadió Zapatero, para quien el diálogo de civilizaciones debe convertirse en la lengua materna de Naciones Unidas.

CAMBIO CLIMATICO

También se refirió a la importancia de fundar un nuevo modelo de economía sostenible en torno a las oportunidades que plantea la lucha contra el cambio climático. "Ha pasado el tiempo de la conciencia y ha llegado el momento inaplazable de los compromisos. Ya no hacen falta más palabras, es el tiempo de los hechos", sentenció.

"Nos quedan 75 días hasta el comienzo de la Cumbre de Copenhague, que pueden ser para el futuro o para el fracaso. Copenhague debería ofrecer dos respuestas al mundo, sobre el qué y el cuándo. Una reducción de emisiones ambiciosa y en un horizonte cercano y definido", indicó el presidente.

Sin embargo, Zapatero planteó la necesidad de pensar en el cómo, y para ello volvió a lanzar la propuesta de España de que cada Estado dedique al menos un 0,7% de su PIB a investigación, innovación y desarrollo tecnológico en las energías que favorecen la lucha contra el cambio climático.

DESARME NUCLEAR

En otro momento de su discurso el presidente abogó nuevament...