Zapatero destaca que Europa se juega en los próximos meses “su papel en el concierto internacional”

Presenta el logotipo conjunto de la presidencia española de la Unión Europea, junto a Bélgica y Hungría

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, presentó ayer en Bruselas el logotipo conjunto de la presidencia española de la Unión Europea, que arranca el 1 de enero de 2010, junto a sus colegas de Bélgica y Hungría, Herman Van Rompuy y Gordon Bajnai, con quienes España se ha coordinado para presentar un programa común que se extenderá durante 18 meses, con las principales prioridades políticas de las tres presidencias.

Durante el acto, el jefe del Ejecutivo puso de relieve que el 1 de enero de 2010 nacerá "la Europa del Tratado de Lisboa", si finalmente el texto es ratificado por todos los Estados miembros, y que lo hace "en un momento de cambio en la economía mundial, en las relaciones políticas y en el orden civilizatorio".

"Europa tiene la obligación de saber interpretar el momento histórico ante el que estamos y conducir con liderazgo y nuevo empuje un proyecto más ambicioso: el papel de la UE durante las próximas décadas en el concierto internacional", proclamó.

Según Zapatero, en los próximos meses Europa "se juega" si estará en el grupo de los países que definirán económicamente al mundo en este siglo. "Se jugará si será una de las regiones determinantes para el orden y la seguridad internacional y si seguirá siendo el mayor garante de la extensión de la democracia, la igualdad, los derechos y los valores de la paz", dijo.

Zapatero asistía en Bruselas a la primera jornada del Consejo Europeo, celebrada en Bruselas, y que centró su debate en la aportación financiera de la Unión Europea para ayudar a los países en vías de desarrollo a luchar contra el cambio climático.

Presidente UE

Por otro lado, Rodríguez Zapatero no quiso opinar sobre la candidatura del ex primer ministro británico Tony Blair para presidir la UE, pero sí dejó claro que quiere a un socialista como Alto Representante para la Política Exterior europea.

Zapatero, quien asistió a la reunión del Partido Socialista Europeo previa al Consejo, lamentó que no haya un proceso formal de candidaturas en el que los aspirantes defiendan un programa y quiso dejar claro que quiere "un presidente europeísta" y con capacidad de impulsar el fortalecimiento de la UE.