Zapatero dice que la intervención de CCM tiene una "importancia relativa" porque no tiene un problema de "solvencia"

G-20: Zapatero defenderá acciones para fomentar el crédito y un compromiso político para abrir mercados

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró este lunes, en una entrevista concedida a CNN que el problema de la Caja de Castilla La Mancha (CCM) tiene una "importancia relativa" porque no representa ni el uno por ciento de la actividad financiera y porque no es un problema de solvencia.

Zapatero explicó, según el avance de la entrevista emitida por Cuatro, que la intervención por parte del Banco de España de la citada entidad financiera "tiene una importancia relativa, primero porque representan el 0,8 por ciento de la actividad financiera".

En segundo lugar, precisó el presidente, "porque no estábamos ante un problema de solvencia, la caja tenía solvencia, pero tenía un riesgo en un plazo determinado, de tener un problema".

G-20

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, defenderá en la cumbre del G-20 que se celebra esta semana en Londres la necesidad de llevar a cabo acciones dirigidas a eliminar obstáculos que afecten al canal del crédito y un compromiso político para abrir mercados, según fuentes gubernamentales.

España ve crucial que el encuentro de líderes mundiales implemente una estrategia de largo alcance que tenga en cuenta la importancia de reducir la incertidumbre y fomentar la credibilidad del sistema financiero mundial, y en la que los Estados sigan actuando como garantes de último recurso.

Sobre el crédito, el Ejecutivo español cree que, después de las exitosas iniciativas adoptadas en diversos países, los gobiernos podrían considerar acciones para evitar fallos del mercado, como compartir con los bancos el riesgo de nuevos préstamos o asegurando los suministros de seguros de crédito, y prestar especial atención a los préstamos a la exportación.

Asimismo, considera que uno de los mayores riesgos a corto plazo es que los Gobiernos recurran a medidas proteccionistas para calmar el creciente malestar social, ya que éstas podrían alargar la recesión global y ralentizar la recuperación del crecimiento económico y del empleo.

Según la postura española, "es de vital importancia para los líderes enviar una fuerte señal de compromiso político construido sobre unas cuantas decisiones osadas que den sentido a todo el proceso", con medidas que se encaminen a un cambio real allí donde se han identificado los mayores fracasos, tanto en mercados financieros como en el aspecto macroeconómico.

España tiene en cuenta que las medidas adoptadas hasta ahora han evitado lo peor de la crisis, un colapso financiero global, pero también que la economía real ha sufrido un duro golpe, obligando a familias y empresas a recortar el gasto tanto por las dificultades como por precaución ante el escenario de incertidumbre. "En 2009 la economía global se enfrenta a su más dura prueba", indican.

La regulación de los mercados financieros debe revisarse, pero no sirve de nada sin una supervisión de gran calidad, al tiempo que también es necesario seguir promoviendo la cooperación y coordinación internacional. "Las instituciones financieras internacionales necesitan un cambio urgente para promover su eficiencia en la lucha contra esta crisis y para evitar las futuras", según las fuentes consultadas.

TRANSPARENCIA Y PRUDENCIA

En cuanto a propuestas algo más concretas, España apuesta porque las autoridades públicas tengan toda la información relevante acerca de instituciones, mercados e infraestructuras relevantes del sistema financiero, ya que en los &...