Zapatero emplaza a Latinoamérica a aprovechar sus positivas perspectivas económicas

Madrid, 2 de marzo de 2012.- El ex presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, emplazó este viernes a los países latinoamericanos a aprovechar una próxima década de perspectivas económicas “muy positivas” para consolidar sus instituciones, elevar la fiscalidad, mantener los programas contra la exclusión social y redefinir su agenda de integración regional, pues “es una asignatura pendiente de conseguir”.

En el marco del plenario de líderes políticos de la I Conferencia de Progreso Latinoamericano, organizada por la Fundación IDEAS, Zapatero aseguró que la globalización “es ya nuestro campo de juego y debemos trabajar para que sea multipolar, no unipolar, donde China, India, EE UU, Europa y Latinoamérica jueguen un papel como líderes regionales”.

Sin embargo, ni América Latina ni la propia Europa alcanzarán ese estatus “si no se unen, si no actúan unidas”. Al respecto, recordó que América Latina tiene “múltiples procesos de integración abiertos, lo que hace el diálogo difícil”. En su opinión las naciones latinoamericanas, “celosas de su identidad porque les ha costado mucho afirmarla, deben avanzar ya hacia una unión económica”.

En el mismo sentido se refirió a Europa y auguró que “ninguno de los países de la UE formará parte del G-8 en 2050 si la UE no alcanza una unión política, fiscal y económica”. Y añadió que “precisamente en 2050 cuatro de los cinco países llamados BRICS (Brasil, Rusia, India, China, excluido Sudáfrica) serán cuatro de las cinco economías más potentes del mundo, seguidos de países como Indonesia, México y Turquía”.

El ex presidente español recordó que en la primera década del siglo XXI, “el crecimiento de los países desarrollados ha sido del 17%, mientras que el de los llamados emergentes ha alcanzado el 82%. Solo China creció en una década un 170%, 10 veces más que EE UU y 20 más que Japón”. Sin embargo, según datos que aportó Zapatero, “a pesar de ello, los países desarrollados representan aún el 66,5% del PIB mundial y sus ciudadanos tienen una renta media de 37.000 dólares, mientras que los emergentes solo representan el 33,5% del PIB, y su renta básica es de apenas 8.500 dólares”.

Todos estos datos, según Zapatero, “suponen un cambio geopolítico que ofrecen datos para la esperanza, pues está previsto que en 20 años alrededor de 2.000 millones de personas, la gran mayoría residentes en países latinoamericanos, se incorporen a la clase media. La pobreza se reducirá en más de 13 puntos”. Para seguir avanzando en la reducción de la pobreza, y sin menoscabo de vigilar la crisis de deuda de los estados, instó a la UE a que lidere, junto al G-20 y a países con superavit comercial, un programa “mundial” de estímulo económico.

En todo este panorama, Zapatero considera que América Latina, “cuyo sistema financiero supo refugiarse de los productos tóxicos ideados por Wall Street”, está en condiciones de “consolidar la institucionalidad de la Democracia representativa, para lo que es necesario elevar la fiscalidad, seguir invirtiendo en programas de ...