Zapatero espera que el debate sobre la solvencia y la fortaleza de las cuentas públicas españolas haya quedado superado, "porque no tenía fundamento"

Subraya la "muy buena iniciativa" de José Antonio Alonso de abrir una ronda de contactos con los grupos para "buscar elementos comunes" en materia de política económica

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, confió hoy en que el debate que surgió la semana pasada sobre la solvencia y la fortaleza de las cuentas públicas españolas "quede ya superado" porque "no tenía fundamento".

"No era cierto", señaló Zapatero en una rueda de prensa en Bruselas tras el Consejo Europeo, donde consideró "conveniente" enfocar las prioridades hacia otras materias, a pesar de las voces que apostaron por que España estaba en la misma situación que Grecia.

Zapatero consideró "bastante evidente" que el intento de hacer ver que las cuentas españolas estaban en riesgo "no tenía fundamento", y achacó las dudas surgidas a la posible falta de elementos de juicio en las opiniones o a la falta de un análisis más a fondo de la realidad española. "O es posible que hubiera otras razones", añadió.

"Me parece que a estas alturas es bastante evidente que ese intento que vivimos de manera muy singular la última semana de considerar que nuestra estabilidad en las cuentas públicas corría algún riesgo no tenía fundamento", señaló.

A su parecer, el Consejo Europeo celebrado hoy era el "momento determinante" para saber que "nada de eso" se correspondía con la realidad, puesto que el objetivo de la reunión, compartido por todos y por España en primer lugar, era apoyar a Grecia.

El presidente defendió hoy que tuvo un papel relevante en la búsqueda de una solución a la crisis griega, durante el encuentro de líderes europeos este jueves en Bruselas, aunque admitió que hubo una última reunión con Alemania y Francia, pero sin España, para facilitar un "último esfuerzo

necesario para el acuerdo".

Sobre la crisis griega,  Zapatero aseguró que estuvo trabajando "de manera monográfica" durante un desayuno de trabajo con el presidente permanente del Consejo, Herman Van Rompuy; el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker; el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso; y el presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet.

AGENCIAS DE CALIFICACIÓN

Además, celebró el pronunciamiento de las agencias de calificación que, "al calor del debate intenso que se ha producido", han dejado las "cosas claras" al decir lo que el Gobierno viene diciendo desde que la bajada de la bolsa abrió el debate sobre la sostenibilidad de las cuentas.

"No era cierto y a medida que han transcurrido los días, pocos días, ha quedado bastante clara la solvencia, la fortaleza de las cuentas públicas de nuestro país y la credibilidad del Gobierno para desarrollar el plan de consolidación fiscal y de reducción del déficit", añadió.

Zapatero recordó una vez más que la deuda española está veinte puntos por debajo de la media europea, que el Gobierno cuenta con un plan para reducir el déficit al nivel del 3% que exige Bruselas y que el país emite deuda a diez años a un precio inferior que en 2004.

"Tenemos una fortaleza muy clara", señaló el jefe del Ejecutivo, tras confiar en que todo el mundo "vaya entendiendo que es así", y pedir que los análisis se hagan "correctamente" para evitar "un efecto de preocupación" sobre los mercados.

RONDA DE CONTACTOS EN EL PARLAMENTO

Por otra parte, Zapatero no aclaró hoy si tien...